Silverio Pérez

Punto de vista

Por Silverio Pérez
💬 0

Silverio Pérez: de amor una linda historia

Hace dos años, cuando el implacable calendario me advirtió que estaba a punto de llegar a la séptima década de vida, decidí escribir unos trazos sobre la historia de amor más hermosa que conocía: la de mis padres. El libro, que luego se llamó Solo cuento con el cuento que te cuento, evolucionó de la historia de ellos a las consecuencias de esa historia en mi vida. Me apremiaba entonces que mi papá se acercaba a los 105 años de edad y mi mamá a los 94. Ayer se cumplieron 75 años de haberse casado un 9 de diciembre de 1944. Y lo pudieron celebrar en compañía del familión que han creado.

Les comparto las primeras líneas de esa historia recogida en el libro: “Hay una mujer recostada, con sus codos apoyados en el marco de una ventana de madera despintada y rústica. Su barbilla reposa sobre sus manos entrecruzadas. Su mirada, perdida en el horizonte. Esa mujer es Victorina, mi mamá. Y esa es la primera imagen que tengo guardada de ella en mi memoria. A lo lejos, el mar luce como un tenue trazo infantil interrumpido por algunas lomas difusas y edificios anónimos del área metropolitana. Al rato, ella bajará la vista y pondrá su atención en el angosto camino que serpentea ladera arriba hasta reposar en el patio de la casa. Papi venía arrepechando esa cuesta equilibrando en la cabeza la pesada caja de herramientas con la que salía cada mañana a buscar alguna chiripita que hacer. Por meses, que pudieron ser años, mi padre, diminuto pero fuerte, fibroso, ágil, de piel curtida por el sol, salía todas las madrugadas con la caja donde tenía sus herramientas de trabajo en busca de una posibilidad de empleo”.

Y uno esas primeras líneas del libro con unas décimas que les escribí para la celebración de este histórico 75 aniversario:

“Desde el barrio Camarones hasta el barrio del Mamey llegó Papi a aquel batey de bellas matas y flores. Atrás dejó los temores que venían a su memoria. Una vida promisoria junto a Mami deseaba sin saber que comenzaba de amor una linda historia. Ella, muy niña llegó a ese mismo jardín y en Dominga y Agustín nuevos padres encontró. En ese hogar se formó en cristiana trayectoria. Como su nombre, en victoria, se unió junto a aquel Silverio, que comenzó muy en serio de amor una linda historia.

Hace un tiempo había enviudado el hijo de don Jacinto mas su romántico instinto aún no se había embotado. A un rosario fue invitado y en esa convocatoria se dio de forma aleatoria aquel encuentro amoroso. Y hoy recuerda como esposo de amor esa linda historia. El padre Ruiz, a caballo, desde Guaynabo llegó y una quebrada cruzó con el cantío del gallo. Así, sin tardanza o fallo, en sublime ejecutoria cumplió la requisitoria y a la pareja casó: de esa forma comenzó de amor una linda historia.

Tres retoños le llegaron de regalo a Victorina y de forma repentina en madre la transformaron. Pero así la prepararon para llenarse de gloria. Calladitos, sin euforia, once hijos más vinieron, que junto a ellos dos hicieron, de amor una linda historia. Silverio era un carpintero que un rancho a cualquiera hacía; así con humor decía en su estilo bachatero. Era un incansable obrero de intachable ejecutoria. Sin alarde y vanagloria del trabajo hizo un valor y así escribió con su sudor de amor una linda historia.

Ser madre, esposa, maestra y mujer trabajadora, de paso motivadora, asumió con mano diestra. Y su prole es una muestra de su labor meritoria. Ella es suave en su oratoria lo atestiguan hijos, nietos, yernas, consuegras, bisnietos, que en amor hacen historia. Hoy Silverio y Victorina, que este gran ejemplo han dado, recogen lo que han sembrado con la inspiración divina. Se llena la marquecina celebrando esa victoria. Allí hubo gozo y euforia por esos tiempos de antaños. ¡Son setenta y cinco años! de amor y una linda historia”.

Otras columnas de Silverio Pérez

martes, 24 de diciembre de 2019

Santa Claus para políticos

Silverio Pérez nos presenta la lista de regalos que quiere para los líderes y políticos del país

martes, 26 de noviembre de 2019

Pedro Pierluisi: ¿borrón y cuenta nueva?

Olvidar los tres años que condujeron al histórico julio del 2019 sería altamente irresponsable. Pretenderlo, como reclama Pedro Pierluisi es irrespetuoso, opina Silverio Pérez

💬Ver 0 comentarios