Ana Teresa Rodríguez Lebrón
💬 0

Sin bajar la guardia

“[…Y] Puerto Rico es el ombligo estructural del Tercer Mundo”, Pedro Cabiya (“Tercer Mundo”)

Leer la novela “Tercer Mundo” del escritor puertorriqueño Pedro Cabiya, es morir de risa y pena al unísono. Casi como lo tragicómico, pero no. Va más allá. Como nuestra realidad. Esa en la que somos rehenes de la politiquería y el vaivén de la toma de decisiones predicadas en el individualismo.

Todos los días despertamos ante un libreto mezquino que suma a la ya complicada trama de arrestos, empleados fantasmas e investigaciones federales al Estado; la incógnita de cuál será la nueva política pública que atentará contra nuestra supervivencia. Me pregunto si es que nos pasa igual que a las serie de T.V., cuando la codicia insiste en realizar una temporada que no estaba contemplada. Casi nunca funciona. El libreto carece de ideas originales. Complica burdamente la historia.

Un buen ejemplo son los proyectos de ley como el que trata sobre la “Guía para la protección de la libertad religiosa (esa que permite que un empleado público se niegue a ofrecer sus servicios a un ciudadano amparándose en sus creencias religiosas)” y la de “Prohibición de las terapias de conversión (la misma que exceptúa a los tutores y a las iglesias)”, que habían sido presentados por el gobernador. Dice él que en ánimos de crear un consenso entre los ciudadanos. Entiéndase que, según su lógica, proyectos que buscan atentar contra la dignidad del ser humano deben de existir como si se tratase de ley salomónica. O en su defecto, la mitad. Así, como el ombligo.

Ahora el señor gobernador de este ombligo estructural, señala que retira los proyectos porque quienes insistimos en una vida digna no queremos transigir. Lo que me lleva a reafirmar que nuestra lucha continúa. Que nadie puede bajar la guardia. Después de todo, si algo hemos aprendido de los fenómenos atmosféricos es que las estructuras siempre pueden sucumbir.

Otras columnas de Ana Teresa Rodríguez Lebrón

jueves, 30 de mayo de 2019

Los de aquí y los de allá

Ana Teresa Rodríguez Lebrón señala que "no somos más puertorriqueños por habernos quedado; tampoco lo es quien salió antes o después"

💬Ver 0 comentarios