Mayra Montero

Punto de vista

Por Mayra Montero
💬 0

Síndico urgente para el Capitolio

Todavía cuesta entender cómo es que la gente que se congrega para protestar frente a La Fortaleza, y que marcha por la Milla de Oro, o cacerolea en los alrededores del domicilio del presidente de la Junta de Control Fiscal, no hacen lo mismo en el Capitolio.

Yo voy a decir por qué. No van al Capitolio a protestar porque la mayoría de ellos (de los protestantes) están vinculados por parentesco, por amistad, por favores debidos, por gremio, o por cualquier otra razón de afecto o de contexto, a muchísimos de los legisladores y sus contratados. Y en el fondo porque tienen asumido el ridículo concepto de que la Asamblea Legislativa es intocable, ya que está compuesta por hombres y mujeres electos, en representación de todos los partidos. Hay un manipulado concepto, una condescendencia inculcada que impide atravesar esa frontera y arremeter contra la improductiva cueva, refugio de malandros y foco de infección.

Ésa es la razón por la cual no hay explosiones de rabia, consignas o cacerolazos interminables frente al Capitolio. Hay una que otra marcha —marchita— de vez en cuando, en protesta por un proyecto en específico, ¿pero una convocatoria real, masiva, para obligar a que entren por el aro, trabajando con un sueldo modesto, sin lujos, ausentismo o chanchullos? Qué va. Imposible. Hay incluso líderes sindicales y religiosos metidos hasta el cuello en esa ciénaga legislativa, comiendo del mismo plato con los legisladores. Y hay otros, que se las dan de progresistas, que tienen en el lugar amigos y compinches a quienes distinguen. ¿Cómo van a atreverse a convocar una marcha de dimensiones nunca vistas en repudio a la clase legislativa?

Lo fácil es ir a La Fortaleza, o emprenderla contra la Junta Fiscal, o seguir pidiendo a voz en cuello que se haga una auditoría de la deuda.

¿Pero qué más auditoría quieren que el millón de dólares que se han llevado el exrepresentante Edwin Mundo y su mujer? ¿Qué más hay que demostrar, qué otra evidencia hay que ponerles en las narices? Ese dinero salió de nuestras costillas, y de los préstamos que ha tenido que pedir el Gobierno central para amamantar las voraces bocas del Capitolio. De ahí que, entre otros derroches, estemos tan endemoniadamente endeudados.

¿De dónde, si no, sacó el presidente de la Cámara, Carlos “Johnny” Méndez, los $300,000 con que premió a la empresa de Edwin Mundo? ¿De dónde sacó Juan Oscar Morales, presidente de la Comisión de Salud, los $190,000 con que le alegró la vida al mismo individuo? ¿De dónde los sacó Yashira Lebrón, presidenta de la Comisión de Asuntos del Consumidor; González Mercado, presidente de la Comisión de Transportación e Infraestructura, cuando ni Transportación ni Infraestructura sirven? ¿De dónde han sacado tanto dinero representantes como Víctor Parés, Pérez Cordero y Angel Peña, para ponerlo en la empresa de Edwin Mundo?

¿Quieren auditoría? Ahí tienen auditoría. Por ahí se han ido los fondos que necesitamos hoy para arreglar los hoyos en la vía pública, y para que el Departamento de Educación, ahora que congelaron las remesas federales, tuviera una reserva para operar con cierta tranquilidad.

¿Por qué el senador Henry Neumann tiene que darle un contrato de $134,000 a la esposa de Edwin Mundo para que “haga manejo de crisis y reputación” en el Senado? Es una infamia. Qué reputación ni reputación, si la han estado pisoteando ellos mismos. ¿Cómo puede la esposa de un hombre que se ha enriquecido a costa de turbios contratos, cuidar de la reputación de nadie en el Senado?

Otra revelación fantástica —vendrán más en camino—, son los 20 consejeros de los que se hace rodear el representante Jorge “Georgie” Navarro. En ese “círculo de sabios” está la Primera Dama de Aguas Buenas, conocida en su casa; la exnovia de un representante; el hijo de otro —ay, el otro—, y la copropietaria de una discoteca.

Nombrar un síndico en la Asamblea Legislativa es un deber moral de cualquier autoridad llamada a restaurar la ética y la decencia en Puerto Rico. Alguien que lo haga cuanto antes.

Otras columnas de Mayra Montero

jueves, 17 de octubre de 2019

Alicia Alonso, la altura de su vuelo

Alicia Alonso combinó el don del vuelo —era un pájaro, no una mujer—, el compromiso político y la convicción de que el ballet es un arte universal que se impone sobre las ideas, escribe Mayra Montero

martes, 15 de octubre de 2019

Vamos para Disney

¿Si el Supremo decidiera que la Junta es inconstitucional, con lo cual se disuelve irrevocablemente, y sus decisiones quedan convertidas en polvo? Nadie ha dicho por lo claro qué pasaría al día siguiente, advierte Mayra Montero

jueves, 3 de octubre de 2019

Bravo por Bernier

David Bernier le dijo a la alcaldesa: me alejé del debate público porque yo sí que debo doblar el lomo, no tengo un cheque asegurado a fin de mes y el privilegio de alzar el vuelo cada vez que hay bautizo de muñecas en Vermont, según Mayra Montero

martes, 1 de octubre de 2019

Carmen Yulín no tiene quien le escriba

Lo que se desprende de la historia publicada por este diario es que la alcaldesa de San Juan anda buscando empleo. Un candidato que le pida que lo acompañe en la papeleta, sostiene Mayra Montero

💬Ver 0 comentarios