Adrianne G. Tossas Cavalliery
💬 0

Sismos y animales

En estos días en que continuamente tiembla la tierra puertorriqueña, desearíamos tener algún modo de prevenir cuándo y dónde viene el siguiente sismo. Por eso, muchos se preguntan si es cierto que las aves, u otros animales, son buenos predictores de este tipo de fenómeno.

Existen numerosas anécdotas de conductas inusuales en perros, gatos, o animales silvestres previas a terremotos alrededor del mundo. Algunas de estas observaciones datan de siglos atrás, como cuando en el año 373 a. C. en la polis griega Hélice, se observó a ratas, comadrejas y serpientes huyendo. Los habitantes no pudieron comprender el significado de esos comportamientos y días después fueron sorprendidos por un gran terremoto y un maremoto.

Se justifica evaluar este tipo de acto natural porque los animales han evolucionado sentidos diversos y muy especializados. Por ejemplo, a diferencia de los humanos, algunas especies de aves y mamíferos podrían detectar infrasonidos como los producidos por las ondas sísmicas.

También muchas especies migratorias perciben pequeñas variaciones en el campo magnético de la Tierra, las cuales han sido asociadas a movimientos telúricos. Sin embargo, esta gran sensibilidad animal no ha podido utilizarse como un precursor confiable. Y aunque se ha evaluado la contribución de las anécdotas, para ser confiables haría falta una enorme red de observadores que hagan informes objetivos.

Hemos experimentado sobre 1,000 temblores desde diciembre, pero aún no he sabido de incidentes en que la fauna isleña haya dado indicios premonitorios.

Junto a mi familia vi a una bandada de mozambiques refugiarse sospechosamente en una palma justo al ocurrir el temblor de magnitud 5.9 el sábado 11 de enero, pero en realidad no estoy tan segura de la causa. Mi observación podría estar más relacionada al llamado factor sicológico, que explica por qué recordamos mejor los eventos que ocurren cercanos a algún evento significativo o fenómeno. Pero no está de más. De ahora en adelante debemos estar pendientes a cualquier peculiaridad en la conducta de nuestras mascotas o de la vida silvestre.

Otras columnas de Adrianne G. Tossas Cavalliery

martes, 7 de abril de 2020

La culpa no fue del murciélago …directamente

Aunque el murciélago no fuera el vector directo del virus, queda comprobado que el comercio ilegal de vida silvestre trae consecuencias negativas para humanos, dice Adrianne G. Tossas Cavalliery

viernes, 13 de marzo de 2020

Coronavirus y medioambiente: sorpresa en Wuhan

Coincidiendo con la cuarentena provocada por el brote viral, los niveles de dióxido de nitrógeno en Wuhan bajaron entre un 10 y 30%, dice Adrianne G. Tossas Cavalliery

miércoles, 26 de febrero de 2020

Mi querido cepillo de dientes

Tenemos que movernos a buscar soluciones para las situaciones ambientales complejas que hemos ido creando durante décadas, expone la ecóloga Adrianne Tossas

jueves, 13 de febrero de 2020

Maravillosas aves

Cada cual establece el reto de cuántas especies quiere ver o incluir en su lista. Pero la idea es disfrutar y apreciar, sin prisa, escribe Adrianne G. Tossas Cavalliery

💬Ver 0 comentarios