Chu García

Tribuna Invitada

Por Chu García
💬 0

Sobre las espaldas de Correa su consagración

En sus cinco juegos en las Menores con Corpus Christi a Carlos Correa no le fue bien: promedio de .118, un cuadrangular y dos impulsadas en cinco jornadas, y en blanco en seis turnos en los partidos del martes y miércoles de esta semana.

Sin embargo, había muchas probabilidades que se incorporara anoche cuando Houston recibía a Seattle en el Minute Maid Park, a la vez que Omar López, piloto de los Hooks, afirmó que le notó mejoría en su ritmo ofensivo y defensivo como paracorto.

Esta temporada ha sido de espanto para Correa, ausente en 43 encuentros por lesiones o días de descanso, siendo la de sus espaldas su gran tormento, ya que los espasmos y el dolor les han obligado a sesiones de terapias intensivas y a mucho reposo.

Al momento de ser inhabilitado a fines de junio, de hecho en un encuentro con los Marineros, él promediaba ,268, con 13 jonrones y 49 remolcadas, pero su fildeo era impecable con .992, producto de tan solo dos errores, liderando ambas ligas.

Ahora bien, la gran interrogante es si sus padecimientos de espalda serán recurrentes, lo que causaría eventualmente su movida a la antesala y quizá hasta la misma inicial para evitar movimientos menos bruscos para alguien que mide 6-4 y 218 libras.

En los casos de Cal Ripken y Alex Rodríguez, de estatura y peso parecidos a los de Correa, sus movidas a la tercera base fue en sus campañas 16 y 11 respectivamente, pero en el caso del primero su cuerpo fue de acero al imponer un récord de 2,632 juegos en sucesión, superando los 2,130 de Lou Gehrig, que llevaba 56 años.

Ya en 2017, Correa quedó fuera en 73 ocasiones, y en su debut en 2015 sudó el uniforme en 99 fechas, lo que es prueba irrefutable de su propensión a lastimaduras y que, de no mejorar, devaluaría su primer contrato multianual por muchos millones.

Hay que recordar que Alex Bregman, segundo en el draft de 2015, es un siore natural que pasó a la esquina caliente a favor de Correa, y que este hizo lo propio por Francisco Lindor en el pasado Clásico Mundial, con buenas notas.

Otras columnas de Chu García

miércoles, 20 de febrero de 2019

Sólido el historial baloncestista de Uruguay

Sin embargo, a mediados del siglo pasado fue una potencia mundial en básquetbol, obteniendo medallas de bronce en las Olimpiadas de Helsinki y Melbourne, en 1952 y 1956, contando con abanderado a Oscar Moglia, campeón anotador en la cita italiana y en el Mundial de Río de Janeiro en 1954.

lunes, 18 de febrero de 2019

Claman que LeBron James no tiene el gen matador

Las comparaciones generacionales entre estrellas del deporte son subjetivas, tediosas y hasta inpertinentes: en tenis es común parangonar a Rod Laver, Pete Sampras, Roger Federer y Rafael Nadal; en béisbol se examina constantemente a Babe Ruth, Willie Mays y Hank Aaron; en fútbol a Pelé, Maradona y Messi; en football a Jim Brown, Walter Payton, Jerry Rice y Tom Brady; y ahora es inevitable la disputa mediática con Michael Jordan y LeBron James.

viernes, 15 de febrero de 2019

Ayuso sigue con su reloj biológico prendido

Da gusto, como una cerveza fría y burbujeante tras una sesión fuerte de ejercicio, poder elogiar a un baloncestista que entra el 1 de marzo a su temporada 22 en el BSN con el mismo entusiasmo que cuando debutó en 1996 con los Piratas de Quebradillas, luego de estudiar en la Universidad del Sur de California.

miércoles, 13 de febrero de 2019

Campanadas de optimismo y alegría en el básquet boricua

Hace un mes, aproximadamente, el presidente federativo, Yum Ramos y el dirigente Eddie Casiano, mordían bastante pesimismo por ausencias importantes en el Seleccionado que se juega el pasaporte al Mundial de China: la rotura del talón de Aquiles derecho de Barea, más lesiones repetidas del segundo armador, Ángel Rodríguez, causaban preocupación ante los partidos frente a Argentina, ya clasificado con 9-1, y Uruguay, el 22 y 25 de este mes respectivamente, en el coliseo Roberto Clemente.

💬Ver 0 comentarios