Yarimar Bonilla

Desde la diáspora

Por Yarimar Bonilla
💬 0

Sobre la xenofobia y otros males

“Julia Go Home”. En los últimos días se han visto circular por las redes sociales una serie de memes, reclamos, y protestas contra la Secretaria de Educación de Puerto Rico, Julia Keleher, pidiendo su renuncia bajo ese lema. Derivado tal vez del famoso “Yankee Go Home”, el eslogan ha causado controversia y ha sido tildado por algunos de “xenofóbico”.

Como antropóloga cultural, me siento intrigada por este debate y me parece apropiado preguntar, ¿en qué consiste un acto xenófobo? ¿Se puede decir que Julia go home o el mismo Yankee go home representa una forma de “hate speech”? ¿Cómo se comparan estos reclamos a los discursos xenófobos que vemos actualmente en otras partes del mundo?

Para abordar estas preguntas me parece necesario considerar lo que los antropólogos lingüísticos llaman “la indexicalidad”, es decir el bagaje simbólico que existe detrás de cualquier aseveración. Cuando en Estados Unidos alguien grita, por ejemplo, “Build the Wall!” o “Go Back to Mexico!” está haciendo referencia a la campaña política del actual presidente y su promesa de cero-tolerancia hacia los inmigrantes. Algunos latinos que apoyan a Trump dicen que esto no se trata de xenofobia, porque el enfoque es sólo en los ilegales. Pero el problema de la xenofobia es justamente ese: no se limita a una persona o categoría legal, sino que se convierte en miedo, odio y repudio hacia una etnia entera.

Por ejemplo, recientemente por Twitter tuve una discusión con un individuo que decía que había que vetar a los emigrantes de Puerto Rico (haciendo referencia al “extreme vetting” que propone Trump). Argumentaba que dada la alta incidencia de crimen y el alza en la actividad de gangas en Puerto Rico (según reportado por Fox News) había que asegurarse que ese elemento criminal no llegara a Estados Unidos. Le hacía eco, por supuesto, al mismo Trump, quien hablando de los inmigrantes dijo “no nos mandan lo mejor.” Le expliqué a este caballero que no había forma de “vetar” a residentes de un territorio estadounidense -o sea, que no hay forma de medir o interrogar las intenciones de alguien que se muda de Puerto Rico a Florida, igual que no la hay para los que se mudan de Illinois a Colorado. Molesto, me ripostó que había que “proteger las fronteras de la nación”.

Lo que este señor demuestra es xenofobia: el miedo al otro y la suposición que todos los latinos son de sospechar porque tienen tendencias criminales. Esta ideología se fundamenta en la falta de conocimiento sobre el otro. La ignorancia sobre la complejidad de la comunidad latina produce un miedo irracional de que cualquiera de esa estirpe puede causar daños a la sociedad. El hecho de que esta perspectiva se extienda hacia los puertorriqueños demuestra cómo el discurso de Trump aviva la xenofobia, no solamente hacia los “sin papeles” sino hacia todo sujeto étnico que demuestre algún tipo de “otredad latina”: hablar español, residir fueradel continente, o simplemente tener rasgos físicos asociado a los latinos.

Para entender la xenofobia hay que entender las relaciones de poder y su conexión con etnicidad y raza. Hay que conocer los procesos históricos que han hecho que sea a los latinos, los negros, los asiáticos, y los árabes a quienes se les dice “go home” por ser supuestamente inferiores, criminales, y aterradores para la nación, mientras se alaba y se recluta a migrantes blancos de otros países. No podemos olvidar que el mismo presidente que dijo que hay demasiado emigrantes de “porquería de países” como Haití y Costa Rica, añadió que había que reclutar más emigrantes de Noruega.

Eso es xenofobia. El mismo discurso que muchos en Puerto Rico usan para repudiar a los emigrantes de la Republica Dominicana y otras islas vecinas del Caribe, mientras celebran el que vengan funcionarios de los Estados Unidos (o hasta de Ucrania) a “administrar,” enderezar agencias, y mejorar la sociedad. Estos últimos no son víctimas de xenofobia: son beneficiarios del legado colonial que normaliza que lo que venga de la metrópolis sea valorado por encima de lo local.

¿Qué pasa entonces cuando se le dice a los de la metrópolis que regresen a su casa? ¿Representa esto un acto de repudio étnico?

En el caso del slogan “Yankee Go Home”, el referente cultural no es la política xenófoba de un estado hacía individuos de otra etnia (como en el caso de “Build a Wall”) sino los reclamos de individuos en lugares tan diversos como Panamá y las Filipinas, frente a un estado foráneo que se les impone. Cuando los ciudadanos de estos países gritan Yankee go home, no es por miedo a que los estadounidenses sean ladrones, terroristas, o una carga sobre la nación. Esta frase no representa el desprecio de una etnia, sino el repudio a las relaciones económicas y raciales que han permitido el dominio de un país imperial sobre sus vecinos y territorios.

No es irrelevante que Julia Keleher esté ligada al Departamento de Educación, ya que hay una larga historia de enviar maestros de EE.UU. a sus territorios como Puerto Rico, Filipinas, y Hawái precisamente para “americanizar” a través de la cultura y el idioma. Julia go home por lo tanto no refleja un simple miedo a una etnia extranjera desconocida, sino el miedo a un proceso histórico de asimilación forzada, genocidio cultural, y dominio económico.

Cuando los ciudadanos del patio gritan Julia Go Home, no lo hacen por miedo a los estereotipos usuales que fluyen en dirección a los no-blancos. No es lo mismo decirle a alguien que se vuelva para Santo Domingo, a decirle que se regrese a Washington. Julia Go Home no es un desprecio a una etnia discriminada: es un repudio a las relaciones de poder que han permitido, a través de la historia, la subyugación de un pueblo, su cultura y su historia.

Otras columnas de Yarimar Bonilla

miércoles, 5 de septiembre de 2018

El trauma de María: ¿Cómo contar lo perdido?

La antropóloga Yarimar Bonilla declara que, en ausencia de un verdadero proceso de reconciliación, se consagrará en la memoria colectiva la aparente insistencia en ocultar las muertes del huracán

💬Ver 0 comentarios