Elena Martínez Torres

Punto de Vista

Por Elena Martínez Torres
💬 0

Solidaridad que emana de la emergencia

El 2020 inició con una gran sacudida que nos volvió a poner en un estado de vulnerabilidad e incertidumbre. Nuevamente, eventos de la naturaleza nos develan los problemas profundos que debemos afrontar como sociedad. Al mismo tiempo, de la emergencia ha emanado un desborde de acciones solidarias por parte de la ciudadanía que merecen atención, reconocimiento y orgullo.

Somos los ciudadanos puertorriqueños, tanto en la isla como en la patria extendida, quienes nos hemos movilizado para coordinar el recogido y distribución de suministros para las comunidades del sur afectadas por la actividad sísmica de las pasadas semanas. Hemos creado plataformas virtuales para canalizar necesidades y recursos, hemos creado iniciativas de educación ciudadana sobre formas alternas de generar energía eléctrica, hemos organizado jornadas lúdicas para la niñez y la juventud, hemos coordinado expresiones artísticas y profesionales de diversas disciplinas hemos puesto nuestro conocimiento y destrezas en función de atener necesidades tanto estructurales como para promover la salud mental en medio de la emergencia.   

Estas manifestaciones solidarias han puesto en evidencia, una vez más, que las respuestas a nuestros problemas están entre los millones de corazones y mentes que amamos esta tierra. 

Tengo la esperanza de que este empuje nos lleve al rescate de lo público y la práctica de la democracia. Me refiero al tipo de democracia que no se limita al proceso eleccionario que nos toca ejercer en noviembre del presente año. Sino a una democracia más participativa, directa y sostenida en la que el pueblo decide qué, cómo, cuándo, por qué y para qué utilizar los recursos que tenemos; una democracia en la que el pueblo tiene acceso a información veraz que le permite tomar decisiones informadas, así como los mecanismos para fiscalizar la gestión pública; una democracia que procura el bien común. 

Ante este panorama necesitamos otro tipo de gobernanza guiado por los estándares mas altos. Que cada funcionario de gobierno sea eso, un funcionario público que cumple su función en un tiempo determinado, que logre su puesto por méritos y no por las relaciones que posee o las promesas que hace; que sea facilitador de la gestión pública, que rinda cuentas y sea evaluado por sus ejecutorias. 

Necesitamos un gobierno que nos garantice una vida digna y que proteja nuestros derechos humanos. Como expresó Martin Luther King, a quien conmemoramos hoy por su liderato en el movimiento por los derechos civiles, “necesitamos líderes que no estén enamorados del dinero, sino de la justicia. Que no estén enamorados de la publicidad sino de la humanidad.” 

En un inicio de año cargado de incertidumbre hemos logrado establecer lazos sociales entre diversos tipos de organizaciones locales, demostrado nuevamente nuestra capacidad de movilización y organización. Del mismo modo, podemos establecer, ejecutar y evaluar estrategias para mejorar la educación, la salud, la seguridad, la economía, la protección de los recursos naturales y nuestro sistema político. 

Que este sentido de solidaridad que nos movió para atender la emergencia se sostenga y podamos tomar control sobre el futuro de nuestra isla. Somos, tenemos, podemos

Otras columnas de Elena Martínez Torres

💬Ver 0 comentarios