Chu García

Tribuna Invitada

Por Chu García
💬 0

Sólido el historial baloncestista de Uruguay

Cuando se habla deportivamente de Uruguay, enseguida se piensa en fútbol, ya que la Celeste o la Garra Charrúa se rompe la piel en cada partido con tal de alcanzar la victoria.

Sin embargo, a mediados del siglo pasado fue una potencia mundial en básquetbol, obteniendo medallas de bronce en las Olimpiadas de Helsinki y Melbourne, en 1952 y 1956, contando con abanderado a Oscar Moglia, campeón anotador en la cita italiana y en el Mundial de Río de Janeiro en 1954.

Posteriormente, en los Juegos Olímpicos de 1984 en Los Ángeles capturó el sexto lugar tras llegar segundo en el Preolímpico de Sao Paulo, con desempeños estelares del armador Carlos Peinado, el alero Fefo Ruiz y Horacio López, swingman con mano anotadora.

Con el desarrollo de tantas naciones en Europa y América Latina, le cayó encima a los uruguayos la piedra del fracaso, y no ve acción en un Mundobasket desde 1986, pero con récord de 6-4, empatado con Puerto Rivo, su afamado coach Rubén Magnano cree que tiene la fórmula para vencer al eliminado México este viernes, cuando Argentina, clasificado para la cita de China, con 9-1, visita el coliseo Roberto Clemente.

El choque uruguayo-borincano del lunes próximo es prácticamente el que regala el pasaporte chino, siempre y cuando los mexicanos y argentinos no se alcen con el triunfo e impongan aún más presión a una noche en que habrá un lleno hasta el techo, que podría ser arma de doble filo por la tendencia boricua del individualismo y desechar el colectivismo frente a un club que gobierna el pívot Esteban Batista, en ambos canastos.

Su contraparte, Eddie Casiano, sabe que sin Barea, por razones harto sabidas, la privación de Ángel Rodríguez, su reemplazo, por lesión; y la retirada reciente de Tyler Davis, por alegados ataques de depresión luego de ser despedido por la filial de Oklahoma City en la NBA D-League, con 17.2 puntos y 11.5 rebotes en 15 citas, su escuadra necesita apoyarse en todo momento, defender a brazo partido y rebotear grupalmente, ya que su falta de estatura y fuerza le obliga al denuedo.

Tenemos, pues, que Uruguay sueña con emular su pasado, y Puerto Rico con volver a enriquecer su prestigio continental.

Otras columnas de Chu García

viernes, 15 de marzo de 2019

Spence versus García: duelo de titanes

Cuando solo existían ocho divisiones, Henry Armstrong realizó una gesta irrepetible: en octubre de 1937 capturó el fajín pluma frente a Petey Sarron, en seis asaltos; siete meses después saltó directamente a la división welter, con 22 libras más, y destronó a Barney Ross por puntos. Y para rayar la gloria, a fines de 1938 renunció al cetro de las 126 libras y el 22 de agosto de 1939 derrotó a otro inmortal, Lou Ambers, para agenciarse la corona ligera, convirtiéndose en el primer triple soberano de la historia.

miércoles, 13 de marzo de 2019

Iván Calderón: sacó ventaja de sus limitaciones

Segura, zurdo, igual que Calderón, mantuvo siempre la presión, recibiendo de paso mucho cuero porque el apodado Iron Boy aprovechó su velocidad y puntería, unido a su valentía, para vender a sobreprecio el revés, el primero de su carrera profesional que comenzó en 2001, y con un empate en 2009 frente al filipino Rodel Mayol, en el Madison Square Garden, después de un choque de cabeza accidental en el sexto que abrió un corte grande en la frente del boricua, criado en Nueva York, y que dispuso paridad en las tarjetas de los jueces.

lunes, 11 de marzo de 2019

De oro macizo el silbato de Pucho Figueroa

No puedo dejar pasar por alto el anuncio de Pucho Figueroa, que se retirará tras finalizar este temporada, su 36 en la competición máxima del baloncesto, y realzar su calidad y autoridad, no solo aquí sino en los escenarios más importantes del mundo.

viernes, 8 de marzo de 2019

Barea debuta como ‘asistente’ de Dallas

Aunque ambos temas tienen mucha carne bien adobada, dimos un cambiazo a José Juan Barea, por la mala suerte de la rotura del talón de Aquiles derecho cuando atravesaba por el mejor momento de su carrera en la NBA y su enriquecimiento como armador y sexto hombre estelar. Armandito, exitoso como jugador, coach y apoderado, resaltó que no ha conocido ningún deportista que se entregue con más pasión que Barea, y máxime cuando se trata de representar a su patria.

💬Ver 0 comentarios