Segundo Rodríguez Quilichini

Punto de Vista

Por Segundo Rodríguez Quilichini
💬 0

Somos un buen pueblo

Los desastres naturales son un evento traumático para todos los que sufrimos sus consecuencias. Estos eventos aumentan el estrés y la ansiedad. No obstante, también incrementan nuestro sentido de empatía y solidaridad hacia el prójimo.  

Muchos de nuestros hermanos han sido fuertemente impactados por los sismos que están ocurriendo. Ante este panorama es vital accionar y movilizarse. La estabilidad mental y emocional es vital para la recuperación de nuestra Isla. Para esto necesitamos certidumbre de que estaremos bien y nos levantaremos otra vez. 

En este momento histórico, hoy más que nunca, Puerto Rico necesita paz. Necesitamos continuar enfocando todas las fuerzas constructivas de nuestro espíritu y capacidad para abonar a la recuperación de la estabilidad social con la mayor efectividad, sentido de urgencia y transparencia posible. 

Ante la emergencia debemos ser solidarios, comprometidos, eficientes en la respuesta y no perder de perspectiva lo esencial del civismo que nos caracteriza como pueblo. Somos un pueblo noble y hospitalario, los ejemplos sobran; la ciudadanía se ha transformado en un enorme cuerpo de voluntarios, desbordándose en ayudas para quienes más lo necesitan. Somos un buen pueblo y en la misión de ayudar al prójimo siempre hemos estado y estaremos unidos. 

Esto es lo que ganamos de esta lamentable situación: recordar que la fuerza del amor que nos tenemos como hermanos y que le tenemos a esta tierra solapa cualquier diferencia de criterio que podamos tener con nuestro prójimo.

Ante la emergencia, la prioridad es salvar vidas y ayudar a reconstruir una vida digna para aquellos que lo han perdido todo, excepto la fe. Este es un pueblo de fe, lo veo a diario en mi práctica como cirujano, en mi día a día como ciudadano y en los ojos de los damnificados que he visitado en Ponce, Guayanilla y Peñuelas. 

Tenemos fe en Dios, sabemos que con su ayuda nos vamos a levantar. Hoy Puerto Rico no tiene puntos cardinales, estaremos donde haya necesidad para ayudar y llevar aliento. El amor y la paz son la brújula para lograr este propósito, la violencia nunca será el camino.   

Otras columnas de Segundo Rodríguez Quilichini

💬Ver 0 comentarios