Melissa Mark Viverito

Punto de vista

Por Melissa Mark Viverito
💬 0

Sr. Presidente: lidere o apártese

Los tuits más recientes de Donald Trump sobre Puerto Rico muestran un nivel de insensibilidad y desconsideración hacia el bienestar del pueblo puertorriqueño que resulta horroroso, aun viniendo de él. Parece que quisiera hacernos creer que la gente de Puerto Rico puede controlar el número de desastres naturales que experimenta.

En su retorcida lógica, aun antes de que la tormenta tropical Dorian llegara a la isla, Trump estaba alardeando sobre la supuesta generosidad excesiva con los fondos federales destinados a Puerto Rico, utilizando cifras engañosas, como suele hacerlo regularmente. Trump alegó que los fondos que el Congreso aprobó para Puerto Rico luego del huracán María alcanzaron “un récord absoluto, en cualquier lugar”. Esto no podría estar más lejos de la verdad. El Congreso aprobó solamente alrededor de $40,000 millones, de los cuales solo $14,000 millones han llegado a la isla.

Más de 3,000 personas murieron y Puerto Rico experimentó el apagón más largo en la historia moderna de los Estados Unidos. Después del huracán, los puertorriqueños no estaban pensando en la política. Lo que necesitaban era liderato del presidente y la seguridad de que los más de tres millones de ciudadanos estadounidenses que residen en la isla podían contar con su gobierno en momentos de devastación, pérdida y, para demasiadas personas, muerte.

Basta ya. La administración de Trump tiene que dejar de culpar a las víctimas como la gente de Puerto Rico, como suele hacerlo después de que una tragedia afecta a comunidades de personas de color. Lo que debe hacer es enfocarse en producir políticas concretas para resolver los problemas, en lugar de exacerbarlos.

Cuando María devastó Puerto Rico, dejó a miles sin comida, agua, ropa, hogar, servicio eléctrico y cuidado médico. La chapucera respuesta de la administración Trump a este desastre doméstico fue cualquier cosa menos compasiva. El presidente negó repetidamente el número de fatalidades, se negó a enviar la cantidad adecuada de recursos federales e hizo un espectáculo político de toda la situación.

La constante obsesión de Trump por “enseñarnos una lección” es un reflejo del deseo de su administración por dividir y tratar a los puertorriqueños como “el otro”. Como dijo la alcaldesa de San Juan Carmen Yulín Cruz Soto: “Trump necesita callarse, calmarse, apartarse del camino y dar paso a aquellos de nosotros que realmente estamos haciendo el trabajo en el terreno”.

Cuando el huracán María azotó Puerto Rico, la combinación de una respuesta federal inadecuada, un gobierno local inepto y una precaria realidad fiscal artificial dieron paso a uno de los desastres naturales más letales en la historia de los Estados Unidos.

A medida que se acerca el segundo aniversario del huracán María, Puerto Rico enfrentó otra tormenta. Y una vez más, el presidente mostró su arrogancia y desprecio, cuando debióhaber mostrado liderato. En tiempos de crisis, los presidentes tradicionalmente ofrecen empatía y estímulo. Cada día, Trump tiene múltiples oportunidades para lucir presidencial y siempre se las arregla para decepcionarnos completamente.

En momentos en que el pueblo puertorriqueño ha demostrado que está de pie y exige respeto, Trump ha demostrado desdén y falta de respeto. Los puertorriqueños le demostraron recientemente al mundo de qué están hechos. Apuesto al pueblo de Puerto Rico.


Esta columna fue publicada originalmente en inglés en elnuevodia.com, bajo el título "Mr. President, lead, follow, or get out of the way", el miércoles 28 de agosto de 2019.

----

La autora, nacida y criada en Puerto Rico, sirvió como la primera presidenta hispana del Concejo de la Ciudad de Nueva York y ahora es candidata al Congreso por el 15to. Distrito congresional de Nueva York.

Otras columnas de Melissa Mark Viverito

miércoles, 28 de agosto de 2019

Mr. President, lead, follow, or get out of the way

As we approach the second anniversary of Hurricane Maria, Puerto Rico is experiencing another storm. And yet again, the president shows arrogance and contempt when he should show leadership

💬Ver 0 comentarios