Pedro Ortiz

Punto de vista

Por Pedro Ortiz
💬 0

Súbito cambio de rumbo

Recuerdo los cuentos de aventura, en los que una tormenta lanzaba el barco y a sus navegantes por rutas inesperadas en el inmenso mar. Con las velas rotas y los mástiles astillados, los marineros se las ingeniaban para llegar a lugares más exóticos y extraordinarios. Sobre cubierta, un capitán valiente no perdía el ánimo, mientras miraba al horizonte buscando señales y la pareja de recién casados, que iba de pasajeros, miraban también hacia el horizonte, pero pensando con temor en su futuro.

Amigos, los "huracanes" le cambian el rumbo a los barcos de vela y "alteran" el rumbo de la historia para los pueblos, para la gente, especialmente cuando se trata de las catástrofes que provocan huracanes de gran fuerza.

¿Cómo cambió el rumbo de nuestro Puerto Rico el azote del huracán María? Me parece que reflexionar sobre eso, tratar de precisarlo con el ánimo del "capitán valiente" es muy importante, especialmente si no queremos ser "pasajeros temerosos" de nuestra propia historia.

Hay señales fáciles de ver. El Colegio de Trabajadores Sociales calcula que más de 100,000 familias perdieron su techo. Le exhortó que multiplique por un promedio de cinco y ya tiene medio millón de seres humanos. Además, el Colegio calcula que la pérdida del empleo, de la fuente de ingreso, ha tenido el efecto inmediato de reducir la ya débil clase media y engrosar las filas de la pobreza. Es decir, que según el diagnóstico que nos dan los trabajadores sociales, hoy tenemos un Puerto Rico más pobre de aquel en el que vivíamos antes del 20 de septiembre.

El golpe, por razones que van desde económicas hasta emocionales, ha tenido el resultado de que la emigración ha aumentado significativamente. Para nuestros compatriotas que se fueron, para los que se están preparando para irse, el rumbo de su historia personal ya está cambiando radicalmente.

Antes del huracán, el país era conducido bajo la dictadura de la Junta de Control a un proceso de empobrecimiento sistemático, pero lento. El empobrecimiento llegó de golpe.  El plan dictatorial abortó. Ahora Wall Street no tiene de dónde cobrar, ni tiene mucho para embargar. El señor presidente de Estados Unidos dice que Puerto Rico le ha costado demasiado y lo único que está dispuesto a dar es otro préstamo, por 5,000 millones de dólares cuando en el mismo proyecto de ley que discute el Congreso se asigna dinero para pagar la deuda de $16,000 millones del huracán Harvey, allá en Texas. Trump no es Roosevelt ayudando a reconstruir a Puerto Rico ante los huracanes San Felipe y San Ciprián, la Gran Depresión y la Guerra Mundial.

Es natural, que los seres humanos busquen retornar a lo que conocían como normalidad después de las catástrofes de la vida. Pero cuando los cambios son demasiado profundos, la vida cotidiana a la que se regresa no es la misma que se tenía antes. Entender eso es importante, de forma muy especial, para aquellos que tenemos la vocación de ayudar a nuestro pueblo a encontrar caminos -o al menos veredas- que nos sirvan para llegar a un buen porvenir. No se trata de dárselas de que sabemos lo que no conocemos. No se trata de presentar conclusiones antes de reflexionar bien sobre lo que está pasando.

Pero se trata de un punto de partida que, me parece, nos puede ayudar mucho. Me refiero a reconocer que en medio de esta prolongada tempestad que ha destrozado tantas cosas en nuestra patria se sobrepone con orgullo, con gallardía y con irreductible fe en Dios; la voluntad de vivir. Con todo el dolor que tenemos, con tanta pérdida, abracemos la aventura de vivir. ¡Creceremos!

Otras columnas de Pedro Ortiz

domingo, 15 de septiembre de 2019

El asesinato del Padre Stranislaw

Es muy posible que quien le asestó el golpe homicida al Padre Stanislaw no supiera a quién estaba matando. Pero para el ser humano, el hermano, que cometió el crimen, ahora podría hacer diferencia saberlo, dice el padre Pedro Ortiz

miércoles, 28 de agosto de 2019

La calma y la tormenta

El sacerdote Pedro Ortiz reflexiona sobre las tensiones asociadas al paso cercano del ciclón Dorian y la importancia de la solidaridad para procurar la calma

💬Ver 0 comentarios