Rosa Mercado

Buscapié

Por Rosa Mercado
💬 0

Temblando desde la diáspora

Desde el 28 de diciembre, los temblores de tierra han sacudido a Puerto Rico.  Los entendidos en la materia dirán, y con razón, que la tierra siempre tiembla.

Los no entendidos que vivimos lejos de nuestra patria, donde dejamos nuestros afectos más cercanos, también temblamos. 

Sentimos la aplastante sensación de impotencia, el temor a que la isla vuelva a quedar incomunicada, como ocurrió durante el huracán María, el caos previsible con las ayudas.

Hace muchísimos años, cuando era una abogada joven e idealista que trabajaba en Servicios Legales de Puerto Rico, participé, en representación de comunidades que se oponían con fundamentos legales y geológicos a algunos desarrollos. Era otro siglo. La conciencia medioambiental no estaba en algunos tan desarrollada como ahora. En la mayoría de las ocasiones, el gobierno con sus argucias aprobaba los permisos. Al paso de los años veíamos que nuestros pronósticos se cumplían: casas o carreteras que se hundieron, muchas personas perdieron todo en un instante a causa de la codicia de unos y la negligencia de los otros.  

Los dueños de esos hogares acudían al tribunal y luego de un proceso lento, prevalecían. 

Los desarrolladores se declaraban en quiebra. Los demandantes se quedaban sin cobrar. 

Junto a ese tipo de construcción existe también la construcción informal que se practica fervorosamente en nuestro país. Ingeniería de fin de semana que no respeta código alguno. 

En un coctel explosivo se mezclan la falta de responsabilidad individual, la pobreza y la escasez de vivienda accesible, y el resultado está a la vista.

En las curvas del interior, desde tiempo inmemorial, crecen silvestres unas casas singulares. Las vemos al pasar. Asoman su fachada tímidamente desde el fondo de un barranco. Levantadas en unos “socos” interminables, como la desigualdad social del país.  O en el Karso del Norte, casitas coquetas que, incrustadas en piedras, parecen presumir de su fe en permanecer allí para siempre. 

Son los residentes de esas casas los que me hacen temblar. Perdonen la tristeza.

Otras columnas de Rosa Mercado

martes, 7 de abril de 2020

Yo, Luna

A las ocho de la noche, sale al balcón a aplaudir y una lágrima le baja por las mejillas, relata "Luna"

jueves, 6 de febrero de 2020

Paseo con Rulfo

Rosa Mercado contextualiza algunos de los sucesos que se viven en Puerto Rico con reflexiones del escritor mexicano Juan Rulfo

💬Ver 0 comentarios