Alberto Lastra Power

Punto de vista

Por Alberto Lastra Power
💬 0

Temblores, códigos y permisos: hay que actuar ya

Mentiría si digo que me acuesto tranquilo por las noches sin temor a que venga otro temblor, aun cuando el edificio dónde vivo fue construido según el código de edificación requerido. Esta angustia es compartida por muchos y aunque queremos asegurarnos de que vamos a estar bien, dudamos. Dudamos de las estructuras, de las carreteras y de todo aquello que debió haber sido construido adecuadamente. Sin embargo, hemos visto que algunas de estas han fallado y seguimos sin saber el porqué.   

Soy arquitecto de carrera y trabajé unos años en el gobierno tratando de mejorar el sistema de permisos y la vivienda en nuestro país. En las últimas dos semanas he participado de inspecciones en estructuras y he encontrado que muchas han resistido los movimientos telúricos adecuadamente según fueron diseñadas y que podrán resistir temblores mayores.  

También he visto estructuras que no cumplen con los estándares de la construcción y lamentablemente estas son las que han fallado y han colapsado o están por colapsar. Hablamos de la construcción formal o informal. Sin embargo, podríamos decir que toda la construcción es formal, ya que de una forma u otra estas estructuras pudieron obtener un permiso de uso o un permiso para obtener agua y luz del gobierno.  Y es aquí donde yace el problema.

ARPE y luego OGPe ofrecían una Autorización de Servicios básicos a agua y luz por un periodo de 6 meses, y en ese tiempo el proponente tenía que regresar a la agencia con un permiso de construcción y luego de uso. En dicho trámite se advertía que a los 6 meses, si el permiso no era generado, se cancelarían los servicios de agua y luz. Lamentablemente, las agencias ARPE, OGPE, AEE o AAA no fiscalizaron este permiso temporero y ahora pagamos las consecuencias. La justificación del permiso de servicios básicos temporero era una de justicia social, al no negar los servicios básicos y ahora irónicamente, nos brinda injusticia.  

Mi intención no es culpar a alguien. Al contrario, solo quiero traer la atención que a veces las buenas intenciones al final del día pueden ocasionar más daño que bien. El permiso fue retirado de la plataforma de OGPe luego del huracán María.

Habrá que llevar a cabo una investigación forense para conocer si las estructuras que han colapsado (casas y/o escuelas) tuvieron o no un permiso de construcción o uso. Es posible que solo obtuvieron la autorización de servicios. Sin embargo, si tuvieron un permiso de construcción debemos analizar porqué esas estructuras colapsaron.  ¿La construcción se llevó a cabo según lo que especificaba el plano de construcción, se instaló la varilla de acero necesaria en las columnas, paredes de hormigón o bloques? Sería irresponsable pasar la página sin saber qué ocurrió, porque al final del día, lo que sí sabemos es que no se construyó de forma adecuada y no debemos repetir el error. La buena intención ha ocasionado que haya familias viviendo en carpas con miedo a regresar a sus casas y debemos buscar una solución permanente a este problema.

Para detener de una vez por todas la construcción informal o ilegal, recomiendo la creación de la figura del contratista licenciado, algo que no existe en Puerto Rico. Hoy en día cualquier individuo puede llamarse contratista incorporándose en el Departamento de Estado. Son estos mismos contratistas irresponsables y sin conocimiento los que cobraron dinero a estas familias que hoy viven en carpas por miedo a que se les caiga la casa encima. Son estos contratistas los que a sabiendas o no, se vendieron como personas que sabían de construcción. ¿Y ahora qué?  ¿Dónde están? Las personas que perdieron sus casas conocen a quienes se las construyeron o a quién se las compraron. ¿Pero qué pueden hacer? Tiene que haber consecuencias. Debemos exigir que nuestros contratistas tengan que estudiar y tomar exámenes como lo hacen otras jurisdicciones para poder construir en Puerto Rico. Si los arquitectos e ingenieros lo hacemos para poder diseñar, ¿por qué los contratistas no para poder construir? Estos exámenes existen actualmente y los administran quienes desarrollan los códigos de construcción utilizados en Puerto Rico, el International Code Council. El contratista licenciado se convertirá en un instrumento fiscalizador de aquellos que no poseen una licencia y construyen ilegalmente. Demos un paso en la dirección correcta.  

Debemos ponderar sobre los seguros que debemos tener. Un seguro obligatorio por el Estado o la industria privada asegura que todos los permisos estén al día y ofrece seguridad a quien lo tiene y a su familia.  De la misma forma que el Fondo del Seguro de Estado asegura al trabajador, o el Seguro Compulsorio para nuestros vehículos asegura contra daños, también debemos buscar la forma de asegurar nuestras casas o negocios. Estudiemos el tema antes de decir que eso va a costar mucho y no se puede. Llegó el momento de tomar decisiones difíciles.

Por último, debemos reaccionar a este evento proactivamente. ¿Cómo es posible que el Estado cobre ingresos sobre propiedad que no cumple con sus propios requerimientos de tener permisos de construcción o uso? Vamos a buscar una solución permanente a este problema, incluyendo a los municipios y al CRIM, de forma que estos tengan que requerir copia de los permisos a las familias o dueños de negocios para poder cobrarlo. Les aseguro que los alcaldes van a hacer todo lo posible por cobrar este arancel y se preocuparán de que toda vivienda o negocio tenga sus permisos al día. Podremos decir que esto será otra carga para los alcaldes, sí, pero esta se paga sola y busca lo mejor para la familia puertorriqueña.

Algo que aprendí al haber trabajado en el gobierno es que las cosas funcionan mejor cuando existen múltiples agencias que fiscalizan asuntos en común y no cuando una es responsable deltodo.

Los temblores de tierra han destapado muchos errores que hemos dejado ocurrir por ser laxos o por el “ay bendito” durante los años, pero llegó el momento de abrocharnos el cinturón y decir “basta ya”. Vamos a hacer las cosas como se tienen que hacer y poder salir de este evento con un Puerto Rico más fuerte que antes. Mientras tanto, todos tenemos que ayudar en esta triste situación y procurar que no se repita.

Otras columnas de Alberto Lastra Power

💬Ver 0 comentarios