Esteban Pagán Rivera

Prórroga

Por Esteban Pagán Rivera
💬 0

Temporada de examen para el Baloncesto Superior Nacional

El Baloncesto Superior Nacional (BSN) ha batallado contra viento y marea para mantenerse, en los pasados años, como la liga local de mayor interés para el fanático puertorriqueño. Los números de las asistencias a las canchas, la cantidad de franquicias y su constante presencia en la televisión son sus argumentos para colocarse como la liga más fuerte del país.

Eso ha sido logrado pese a la constante mudanza de franquicias y a las eternas deudas con jugadores.  

Con ese trasfondo, la temporada 2020 inicia mañana, viernes, con aires de renovación bajo la nueva presidencia del exjugador Ricardo Dalmau, quien sustituye a Fernando Quiñones.

Pese al arraigo que tiene el BSN en el fanático local, la imagen administrativa de la liga está muy desgastada. La presidencia del saliente Quiñones tuvo que navegar aguas muy turbulentas y los días tranquilos escasearon. Situaciones como la mudanza de Humacao a Isabela en plena temporada del 2017, la inhabilidad de sintonizar su calendario con los compromisos de la Selección Nacional que resultó en pausas forzadas y hasta el engavetamiento del caso de Carlos Arroyo —acusado de violar el tope salarial en el 2015— no son dignos de una llamada liga profesional. 

Sin embargo, Dalmau, en un país que sigue hundido en una crisis económica que luce no tener fin, se ha demostrado ambicioso al permitir la entrada de una décima franquicia en un mercado que ha demostrado no ser sostenible como Guaynabo. En este caso, los bolsillos profundos de los apoderados Marc Grossman y Mark Linder son la apuesta de éxito de Dalmau en Guaynabo. 

Por primera vez desde antes del huracán María en el 2017, diez equipos competirán por el título del BSN. Ciertamente, la reducción del tope salarial a $40,000 por jugador —uno de los aciertos de la presidencia de Quiñones— ha brindado cierta estabilidad a las franquicias. Pero queda por ver si el Puerto Rico actual está para aguantar diez equipos, dos de ellos en un área metropolitana que se ha mostrado apática a franquicias fuera de Bayamón. 

El 2020 se presenta como un examen para el BSN. Será una radiografía al funcionamiento de la liga, y también al propio Dalmau. 

¿Continuará la improvisación del pasado? ¿Veremos finalmente una liga firme y con una administración de “mano dura”? 

Dalmau, retirado como jugador desde el 2011, vuelve a tener la bola en sus manos.

Otras columnas de Esteban Pagán Rivera

miércoles, 6 de mayo de 2020

Los “atrevidos” del mundo deportivo

Las decisiones de La Liga de España, la Bundesliga de Alemania y la UFC de retomar sus actividades deportivas son atrevidas, pero, a la misma vez, valientes y necesarias, escribe Esteban Pagán

💬Ver 0 comentarios