Rosa Mercado

Buscapié

Por Rosa Mercado
💬 0

Tenemos una guerra contra el Congreso, no la Junta

Se escucha, cada vez más cerca y temible, el trueno subterráneo que precede al terremoto. Es un terremoto social cuyos daños y consecuencias son imprevisibles. Está presente en nuestras conversaciones, en nuestras sonrisas encubridoras del pesar, en las lágrimas de una empleada pública entrevistada en el noticiero. Tenemos miedo.

Miedo del desamparo de nuestros pensionados, del hambre de nuestros niños, de la falta de oportunidades de nuestros jóvenes.

Miedo de la ignorancia y los prejuicios de quienes no pueden entender que algunos niños la única comida caliente que consumen es la que les brinda el comedor escolar. Que a esos niños no solamente se les priva del pan de la enseñanza y la mantequilla del progreso, como decía Cantinflas. Se les priva también del otro pan, del alimento físico.

Algunos puertorriqueños viven un universo paralelo donde estas cosas no ocurren. Y si ocurren, es siempre una responsabilidad ajena, un problema ajeno, un dolor que no me importa ni me pertenece.

Pero esos puertorriqueños son los menos. A la mayoría de nosotros, nos ocupa el futuro de nuestro país.

Si algo de bueno ha tenido esta suprema injusticia del gobierno de Estados Unidos contra los ciudadanos americanos que aquí habitamos, es que destapó un sentimiento de unidad que no se veía desde Vieques.  

Lo que importa es canalizar ese sentimiento. No tenemos una guerra contra la Junta, tenemos una guerra contra el Congreso que la creó para pisotearnos. Un congreso que tiene su propia e indomable bestia anaranjada que amenaza con devorarlo.

Aún así, históricamente, son las luchas las que nos han hecho crecernos. La noción de ser puertorriqueño nació en el Ataque Inglés de 1797. Cuando nuestros antepasados defendieron la isla, contra un ejército que le superaba en armas y número. Fue ese  ejército de hombres descalzos, pobremente armados, mal nutridos, diverso quien logró derrotar a la armada naval más poderosa de su tiempo.

Ahora nos toca a nosotros.

Otras columnas de Rosa Mercado

miércoles, 5 de septiembre de 2018

El árbol de papayas

Rosa Mercado comenta la historia del árbol de papaya que creció en un hueco de una vía de rodaje y frutos dio.

jueves, 30 de agosto de 2018

Gárgolas

La abogada Rosa Mercado comenta en torno a las inquietudes de una comunidad en Barceloneta donde algunos alegan que acecha "una gárgola"

miércoles, 1 de agosto de 2018

Cincuenta y tantos

La abogada Rosa Mercado reflexiona desde la perspectiva de los cincuenta y tantos años

miércoles, 4 de julio de 2018

Los ojos de un niño

La licenciada Rosa Mercado reflexiona sobre la tragedia ocurrida en su pueblo de Florida, donde un hombre ultimó a su esposa en presencia de su pequeño hijo

💬Ver 0 comentarios