Marisa Vega

Punto de Vista

Por Marisa Vega
💬 0

Terremotos: Las fuentes y el riesgo de desinformación

El conocimiento da poder. Nos pone en control. Pero para ello, debemos saber escoger nuestras fuentes de información, sobre todo al presente, cuando experimentamos frecuentes sismos, producto de una falla geológica activa en la región sur del país.

En Puerto Rico, lamentablemente, no estamos suficientemente educados para discernir o analizar de manera crítica, neutral o ponderada. Tampoco se procura corroborar la información, evaluarla y llegar a nuestras propias conclusiones. 

Hoy, más que nunca, conviene cambiar esta práctica porque la orden del día para muchos ha sido repetir como el papagayo lo que dicen otros o compartir en redes sociales cualquier cantidad de cosas sin ir más allá, sin sopesarlas.

Durante las pasadas semanas hemos leído en las redes sobre diversas teorías, hipótesis y advertencias, entre otras cosas, algunas apocalípticas, “explicando” el porqué de la actividad sísmica en el sur de la isla.

Algunos se han despachado con la cuchara grande para promover sus ideas, creencias, opiniones y adelantar agendas. Buscan controlar a través del miedo, del desconocimiento, de la desinformación.

Lo más triste es que en muchas ocasiones las personas lo comparten porque confían ciegamente en que eso es así. Lo hacen porque no conocen, por deseos de ayudar a otros y por la confianza en la fuente, que en algunas ocasiones no es la más apta.

Esto ha quedado más que claro con los eventos telúricos presentes. Aunque vivimos entre fallas geológicas y en zona de huracanes, no hay disponibles planes gubernamentales abarcadores, colectivos o individuales para atender estas emergencias naturales. Nos falta muchísima educación y preparación.

Hoy, para estar en mayor control, hay que ir a las fuentes oficiales, a los expertos, a la autoridad en la materia, a los académicos. Hay que buscar información de fuentes confiables, especializadas, estudiosos en el área; personas con conocimiento.

Tenemos que confiar en los que saben. No se puede especular con algo tan trascendental para todos como los sismos y nuestra seguridad. Se nos puede ir la vida por la elección de fuentes equivocadas.

Aunque los terremotos son impredecibles, estamos mejor informados gracias al doctor José Molinelli Freytes, a la Red Sísmica de Puerto Rico (UPRM) y al Servicio Geológico de los Estados Unidos; entre otras fuentes oficiales y expertos.

Cuando veamos una información sobre este u otros asuntos medulares para los ciudadanos, busquemos quién la genera. ¿Esa persona u organización es confiable? ¿Tiene preparación en el área? ¿Es un experto? ¿Lo que ofrece es un dato o una opinión? ¿Para qué entidad o medios trabaja?

Verifique la fuente de donde se tomó la información que ha recibido. ¿Es una página oficial? Corrobore si lo que se dice es así y si está publicada en algún otro lugar. Lea los comentarios, si incluye alguno. Busque otras fuentes, en medios de comunicación reconocidos y consulte los expertos.

Tenemos que ser más rigurosos para evitar la desinformación. Eduquémonos en lo relacionado a estos eventos telúricos. Y aunque con estos eventos no hay nada escrito, el saber nos permitirá tener un mayor control. Así estaremos mejor preparados.



Otras columnas de Marisa Vega

💬Ver 0 comentarios