Esteban Pagán Rivera

Prórroga

Por Esteban Pagán Rivera
💬 0

Thank you, MLB

Los dos partidos de temporada regular que Grandes Ligas celebrará en la isla la próxima semana son una inequívoca señal del compromiso del organismo con Puerto Rico.

Más importante todavía, MLB deja claro que Puerto Rico aún es un mercado importantísimo para la liga, sin importar la histórica crisis económica que atraviesa el país, acentuada por el paso del huracán María, y que ha derrumbado su imagen de potencia económica de la región.

No olvido el desplante del año 2016, cuando los Piratas de Pittsburgh y los Marlins de Miami cancelaron su serie de dos partidos en Puerto Rico por la preocupación de los jugadores en torno al brote del virus del zika.

Pero MLB —que en ese entonces enfatizó en que la decisión de cancelar la serie era exclusiva de la Asociación de Jugadores— no olvidó a Puerto Rico, y anunció esta atractiva serie para la próxima semana entre dos equipos ganadores y con puertorriqueños entre sus figuras estelares: Francisco Lindor y Roberto Pérez, en Cleveland; y José Berríos y Eddie Rosario, en Minnesota.

Esta serie cobra aún más relevancia cuando se toma en consideración por lo que ha atravesado Puerto Rico en los últimos siete meses.

Lo fácil para MLB hubiera sido cancelar los partidos tras el paso del huracán María el pasado 20 de septiembre. Pero la liga apostó por la isla y su capacidad de recuperación para albergar este evento. Ese voto de confianza fue recompensado por un pueblo que ya agotó los boletos para ambos partidos.

Se podría decir, incluso, que MLB tiene poco que demostrar en un Puerto Rico con una base de fanáticos sólida, donde el béisbol es el deporte más popular junto al baloncesto. Para los ejecutivos de Grandes Ligas quizás sería de mayor provecho mercadear su producto o llevar partidos a otros países con mayor potencial de expansión beisbolera. Pero aquí estará el béisbol de las Mayores, una vez más.

Mientras, la NBA, que también goza de un gran respaldo del fanático puertorriqueño, no ha celebrado un partido en la isla desde el 2006 y no hay ni amague de traer uno, pese a la insistencia del armador boricua de los Mavericks de Dallas, José Juan Barea.

El pasado mes, el principal ejecutivo de la NBA para Latinoamérica, Arnon de Mello, le confirmó a este diario que ahora mismo Puerto Rico no figura en los planes de partidos fuera de Estados Unidos. La NBA ha enfilado sus cañones a mercados muchísimos más grandes como México, Brasil, Inglaterra y China, donde sí han llevado partidos en los últimos años.

Así que solo resta expresarle un thank you al comisionado de MLB, Rob Manfred, por traernos una vez más este bonito espectáculo, uno que servirá para reafirmar al resto de la región que Puerto Rico aún tiene muchísimo que ofrecer.

Otras columnas de Esteban Pagán Rivera

jueves, 11 de abril de 2019

Magic evidencia que las sortijas no garantizan éxitos

La renuncia de Magic Johnson a la presidencia de los Lakers de Los Ángeles la noche del martes fue el capítulo final del circo que vivió esa franquicia en la temporada que culminó ayer.

jueves, 4 de abril de 2019

El lado oscuro de legalizar las apuestas deportivas

El pasado lunes, el gobernador Ricardo Rosselló anunció su apoyo a la legalización de las apuestas deportivas en la isla. Rosselló, además, declaró que iniciaría el proceso legislativo y enfatizó en las ganancias que dejará al fisco la legalización de las apuestas en el deporte puertorriqueño.

jueves, 28 de marzo de 2019

Diagnóstico del fracaso de la Selección Nacional de fútbol

Puerto Rico completó el pasado fin de semana una fatídica participación en la fase clasificatoria de la Liga de Naciones de la Concacaf, donde los nuestros perdieron sus cuatro partidos y no marcaron un solo gol ante Martinica, Belice, San Cristóbal y Nieves y Granada. Entre 34 países participantes, terminamos 33.

💬Ver 0 comentarios