Esteban Pagán Rivera

Prórroga

Por Esteban Pagán Rivera
💬 0

"Todo es culpa de Durant"

Tan pronto sonó la chicharra que puso fin al primer partido de la final de la Conferencia del Oeste el pasado lunes, las redes sociales se inundaron de comentarios apuntando hacia una sola figura.

Kevin Durant había anotado 37 puntos, y los Warriors de Golden State le habían dado una estocada a los Rockets de Houston por 119-106. Fue un resultado que desinfló, momentáneamente, la expectativa de una luchada final en el Oeste y el deseo por parte de muchos que los Rockets enterraran a los campeones Warriors. Ambos jugaban anoche su segundo partido de la serie.

“Todo es culpa de Durant” y “Durant arruinó la NBA” fueron los comentarios más comunes de los usuarios en las redes tras el primer juego. Durant, con su firma como agente libre el pasado verano con un equipo que venía de tener récord de 73-9 pero había perdido la final ante LeBron James y los Cavaliers, es visto por muchos como un traidor y uno de los mayores oportunistas en la historia de la liga.

Sin embargo, me pregunto: ¿cuáles fueron los “pecados” de Durant al dejar al Thunder de Oklahoma City? ¿Querer ganar un campeonato y salir de esa lista infame de estrellas sin anillos? ¿Aceptar un contrato corto con los Warriors para darle flexibilidad al equipo? ¿Renunciar a ser el eje de un equipo al unirse a una franquicia que ya tiene su rostro en Stephen Curry?

Muchos quieren hacer ver a Durant como el villano de la película, cuando el jugador solo se aprovechó del sistema y no cometió ilegalidad alguna. Usó la agencia libre para buscar un campeonato y formar el más reciente súper equipo, una práctica que ya hemos visto anteriormente en la NBA.

Los críticos de Durant olvidan cuando LeBron James unió fuerzas con Dwyane Wade y Chris Bosh en Miami en el súper equipo más reciente. Todos pensábamos que ese núcleo estaba destinado a más de los dos campeonatos que finalmente ganó, con dos finales perdidas. El trío James, Wade y Bosh no cumplió con sus objetivos.

El “problema” de Durant ante la opinión pública es que su súper equipo sí funciona, y es una maquinaria de niveles históricos que ganará el campeonato este año.

Llegará el momento en que estos Warriors pierdan y se disuelvan. Mientras, solo nos resta ver a Durant y compañía dominar a diestra y siniestra. Y si eso le parece malo, escríbale a la NBA para que cambie el sistema de la agencia libre.

Otras columnas de Esteban Pagán Rivera

jueves, 15 de noviembre de 2018

A proteger nuestro béisbol como si fuera un monumento

Hace unos días comencé la lectura del libro Clemente, en la víspera de la gloria que publicó Néstor Duprey el año pasado. Es un libro diferente a los que ya se han escrito de Clemente, pues se enfoca en esa temporada de 1970-1971 de la Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico (hoy Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente o LBPRC) en la que el astro de los Piratas de Pittsburgh dirigió a los Senadores de San Juan.

💬Ver 0 comentarios