Aníbal José Torres

Punto de vista

Por Aníbal José Torres
💬 0

Transformar para ganar

Durante el pasado fin de semana celebramos la convención del Partido Popular Democrático y desde allí comencé una conversación que propongo continuar dentro y fuera de nuestra colectividad. Desde que asumí la presidencia del PPD tenía claro que era necesario encaminar a este partido hacia una ruta de reflexión, renovación y fortalecimiento. Luego de pasar por el verano del 2019, estoy convencido de que este esfuerzo es impostergable. 

El PPD que yo presido tiene el oído en tierra, escucha. El reclamo de cambio sopla en todas las direcciones y también dentro del Partido Popular. Es imperativo que reestablezcamos la conexión entre la gente y los líderes, pues para fortalecernos hay que ser sinceros y críticos al interior del propio partido. Solo la crítica que construye puede hacer germinar las nuevas ideas. El fortalecimiento de nuestra institución y su pertinencia de cara al futuro se juegan en esta coyuntura. 

Lo honesto es reconocer que tras el verano del 2019 el país quiere y exige ser transparentes, nuevas formas de participación ciudadana, servidores públicos honestos, que se gobierne siempre con un propósito colectivo y no partidista, y que seamos capaces de alcanzar consensos entre las fuerzas políticas. 

Algunos piden que se pase la página, que olvidemos el verano; el PPD no lo puede hacer. Esa parece ser la ruta más cómoda para todo el que no quiera rendir cuentas. Esa es la fórmula para evadir la responsabilidad de aquellos que insisten en que gobernar es una cuestión de imagen, o de manipular la opinión pública mediante mensajes y propuestas huecas.  

El derrotero del Partido Popular que entiende lo que pasó en el verano tiene que responder a cuatro nuevos principios. 

(1) Abrir las puertas del PPD para garantizar el futuro y relevo generacional. Establecer puntos de encuentro y espacios de colaboración con otros sectores, sin renunciar a nuestras convicciones. Es decir, establecer una alianza al interior del PPD y propiciar encuentros con cada puertorriqueño. 

(2) Modernizar nuestra estructura para hacerla más inclusiva y participativa. El Puerto Rico de hoy exige un partido abierto, transparente, participativo y que le rinda cuentas.

(3) Incentivar la diversidad. Propiciar más espacio a los jóvenes, a las mujeres, comunidad LGBTTQI y a las comunidades alejadas de las zonas metropolitanas. Tenemos que erradicar toda modalidad de exclusión en nuestro partido y así ser la mesa de trabajo en la que todos y todas se sientan convocados. 

(4) Sintonía permanente con el pueblo. Defender a brazo partido aquellas causas que preocupan a los ciudadanos: la defensa del ambiente, la búsqueda de una economía que sirva a la gente, salvaguardar la función de los empleados públicos y de la ética gubernamental. Se trata de prepararnos para gobernar un país distinto. La vara está más alta y tenemos el deber moral de alcanzarla.

El PPD está ante la encrucijada de un gran reto. A partir de la próxima semana, iniciaré un proyecto que estará encaminado a continuar este diálogo y reflexión en diversos municipios. Tenemos que cumplir nuestra cuota de responsabilidad, poniendo a Puerto Rico por encima de todo. Debemos dar continuidad al espíritu que hizo posible la gesta del verano del 2019. Eso es bueno para Puerto Rico y y lo que es bueno para Puerto Rico es bueno para el Partido Popular. Tenemos la encomienda de transformar para ganar. 

Otras columnas de Aníbal José Torres

💬Ver 0 comentarios