Michael A. Colón Rodríguez

Tribuna Invitada

Por Michael A. Colón Rodríguez
💬 0

Transparencia, ¿pa’ cuando?

Aún recuerdo, cuando esta administración desde la campaña autoproclamó que este será un “gobierno de transparencia”. Desde entonces, todo ha sido lo contrario.

Comencemos con el oculto presupuesto para el año fiscal 2017-2018. El contenido de las partidas presupuestarias -de un país en quiebra, no lo olvidemos- son un misterio. El senador Eduardo Bhatia radicó una demanda el pasado año, luego de que el primer ejecutivo se negara a entregar a la Legislatura el presupuesto que había sometido a la Junta de Supervisión Fiscal. Dicha demanda, culminó con una victoria para la transparencia. 

Tampoco olvidemos la pretensión de desmantelamiento del Instituto de Estadísticas de Puerto Rico (IEPR). En varias ocasiones, los tribunales han fallado en contra del gobernador, diciéndole que debe “cesar y desistir” de interferir con el funcionamiento del IEPR y ordenó la restitución de los cuatro directivos que el primer ejecutivo destituyó el año pasado para dar paso a sus propios designados.

Así las cosas, hemos visto en múltiples ocasiones la información limitada y manipulada. Mientras, Mario Marazzi, director del IEPR, invitó al Gobernador a colaborar, y puso a su disposición la institución para ajustar los números y protocolos de las agencias. Para que sea una administración pública de rendición de cuentas a la ciudadanía, transparente, abierta y no una totalitaria. 

Recordemos, por otro lado, la escandalosa contratación de Whitefish. Siempre misteriosa, desde cómo se contactó, la cuantía del contrato y los términos. Esto, terminó siendo un fuerte golpe al gobernador con su respuesta: “yo no sabía”. 

El estudio de Harvard sobre las muertes en Puerto Rico luego del huracán María es otro asunto elocuente. El estudio estima en 4,645 las muertes, cuando los datos gubernamentales dictan todavía que son 64 los decesos oficiales. La empresa CNN y el Centro de Periodismo Investigativo recurren a los Tribunales para que el Registro Demográfico entregue los datos públicos sobre las muertes en Puerto Rico durante ese periodo. Nuevamente, en un intento de retener la información, la administración Rosselló presentó un recurso ante los tribunales para retrasar la entrega de la información pública en controversia. Posteriormente, incumplen con entregar la totalidad de los datos.

En otros giros, el Municipio de Toa Baja colabora junto al Instituto de Estadísticas y le da catedra sobre transparencia al gobierno central. El pueblo Llanero es pionero en proveer acceso total a la ciudadanía sobre la chequera municipal (que no es otra cosa que el dinero de todos). A través una plataforma, todas las transacciones municipales, estarán disponibles, permitiendo al público la fiscalización de toda la actividad financiera municipal. #ToaBajaSeLevanta

La transparencia es la verdad sin editar, sin marketing y sin manipulación. En democracia, siempre es mejor presentarla sin importar las consecuencias. A su vez, podemos enumerar las consecuencias positivas que provoca. Directamente, la transparencia contribuye a la: participación ciudadana, promover la democracia, ayuda a los mercados, calma la incertidumbre de los ciudadanos, podría evitar la emigración y las administraciones públicas podrían funcionar mejor. Por ejemplo, pueden crear políticas publicas más eficientes, eficaces y muy importante las necesarias. Además, la transparencia permite un mejor desempeño y un trabajo en equipo entre las agencias del gobierno. 

En pocas palabras, nuestro problema es más grande. Por estas prácticas desafortunadas. Hace un tiempo el pueblo dejó de creer en nuestra administración pública; pero ahora se suma a que el mundo tampoco le cree a Puerto Rico.



Otras columnas de Michael A. Colón Rodríguez

💬Ver 0 comentarios