Eneida Torres

Tribuna Invitada

Por Eneida Torres
💬 0

Transparentar para prosperar

El fortalecimiento de nuestra democracia depende, en gran medida, de la capacidad de lograr el buen gobierno en la gestión de los asuntos públicos. La gobernanza pública fundamentada en pautas claras y transparentes de actuación no es nada nuevo. Señalaba Cicerón que los gestores públicos tienen el deber de “tener presente la buena fe del encargo”, es decir, la confianza en él depositada por el pueblo.

Durante el transcurso de la crisis económica global las respuestas de los gobiernos han llevado la gobernanza pública al centro de las reformas a emprender. En el caso particular de Puerto Rico, ha prevalecido el asumir que somos la excepción a la regla general y continuamos ignorando la necesidad de abrir y transparentar la gestión de gobierno. Consideramos que la excepcionalidad invocada obstaculiza el enfrentar los desafíos que encaramos como sociedad. Ha llegado el momento de analizar rigurosamente esta respuesta que nos impide movernos a la acción.

Mientras el resto del mundo acoge la transparencia como una estrategia de desarrollo y genera las respuestas adecuadas para lidiar con sus crisis, seguimos negando la necesidad de transparentar la gestión pública.

La opacidad de la información no permite que nuestros ciudadanos y empresarios se inserten de manera informada en la búsqueda de soluciones viables para promover el bien común. El fracaso reciente de la aprobación de la reforma contributiva y la incapacidad de generar respuestas acertadas para propiciar la sustentabilidad de nuestras corporaciones públicas puntualizan la impostergable necesidad de gobernar en gobernanza.

La gobernanza abierta y transparente es apremiante para lograr focalizar en las prioridades que debemos emprender para lograr la articulación de leyes, políticas, programas y estructuras públicas coherentes para retomar el rumbo hacia la prosperidad y la competitividad económica del País. La mejora de la transparencia, la rendición de cuentas y la responsabilidad fiscal permitirán atender el rompecabezas de la desconfianza: en el gobierno, en sus instituciones, en la calidad de las decisiones; y el reconocimiento de que las reformas se hacen en beneficio del interés público y no del interés político partidista.

Construir la confianza necesaria para proveer legitimidad y credibilidad a las reformas a emprender requiere institucionalizar la transparencia como estrategia. La transparencia, incluida la fiscal, se vincula con la calidad, la accesibilidad y la precisión de la información para garantizar la mejora en la toma de decisiones, la construcción de escenarios alternos informados y documentados y el análisis de los riesgos.

Urge que reconozcamos la centralidad de la transparencia y la rendición de cuentas en los procesos de transformación social y en la construcción de la gobernanza abierta que reclaman nuestros tiempos. Puerto Rico comparte con otros países del mundo la necesidad apremiante de darle un enfoque integral a sus reformas. Emprender la hoja de ruta hacia la prosperidad requiere de apertura y acceso a la información y de involucración de todos los actores sociales en la generación de respuestas para fortalecer los procesos decisionales.

La necesidad de encarar las dificultades económicas, fiscales y sociales que enfrentamos ha generado un firme compromiso de diversos sectores sociales, académicos y empresariales en apoyo a una cultura de buen gobierno. Para movilizar la acción es inaplazable delinear una estrategia fiscal coherente y movilizar la transparencia de los asuntos públicos en beneficio del bien común. Las acciones a emprender requiere de un alto nivel de solidaridad y conciencia cívica de todos los sectores a favor de las metas colectivas.

Puerto Rico cuenta con ciudadanos e instituciones académicas, gubernamentales y empresariales comprometidos con adelantar la estrategia de transparentar y divulgar la información para garantizar la sustentabilidad de las estrategias a emprender para prosperar. Este paso en la dirección correcta permitirá generar la confianza y la cohesión social necesarias para adelantar las soluciones de corto y largo plazo.

Otras columnas de Eneida Torres

💬Ver 0 comentarios