Jorge Farinacci Fernós

Tribuna Invitada

Por Jorge Farinacci Fernós
💬 0

Tres enmiendas constitucionales

La Constitución de Puerto Rico, específicamente su Carta de Derechos, es digna de orgullo para nuestro pueblo. En su texto podemos hallar disposiciones que protegen la dignidad del ser humano y proveen las herramientas para construir una sociedad más justa, equitativa y solidaria. 

Pero la Constitución no es perfecta. Entre otros, sufre de dos fallas principales. Primero, su Carta de Derecho está incompleta, particularmente en cuanto a la protección de importantes derechos humanos y sociales que la Convención Constituyente intentó incorporar pero el Congreso federal rechazó. 

Segundo, nuestra Constitución tiene, además de su inherente defecto colonial, unas serias deficiencias democráticas. Escrita pensando en la figura de Muñoz Marín y el dominio electoral del Partido Popular Democrático, la Constitución carece de herramientas para que el Pueblo pueda protegerse de gobernantes que abusan de su poder. Los eventos de las últimas semanas demuestran esas fallas. El pueblo tuvo que recurrir a una virtual rebelión para hacer valer su voluntad democrática.

Dado que nuestra Constitución solamente permite tres enmiendas constitucionales a la vez, propongo un trío de posibles cambios.

Primero, reincorporar la famosa Sección 20 de la Carta de Derechos. Dicha disposición adoptaba como política pública del Estado el desarrollo de importantes derechos sociales y humanos, como el trabajo, la salud, y la vivienda. En 1952, el Congreso federal la eliminó. Debemos reincorporarla y dejarle saber al Congreso que esa es nuestra voluntad como pueblo.

Segundo, permitir el referéndum revocatorio. Se trata de una herramienta democrática que permite al pueblo revocar el mandato de cualquier funcionario electo que pierde la confianza de la ciudadanía, siempre y cuando más personas voten a favor de la remoción que los que votaron por dicho funcionario originalmente. Jurisdicciones tan distintas como California y Venezuela tienen este mecanismo. 

Y tercero, requerir que para ser electo gobernador(a), hace falta obtener, al menos, 50% más uno de los votos, de forma que quien nos gobierne tenga el aval de la mayoría del electorado. Esto se hace mediante la doble vuelta, de forma que en una primera ronda cada persona vota por el candidato(a) de su preferencia y, en una segunda ronda, escoge entre los dos candidatos(as) que más votos obtuvieron. 

Con estas tres enmiendas, fortalecemos nuestra Carta de Derechos y comenzamos a democratizar nuestro sistema de gobierno. Faltan otros cambios, pero de esta manera le damos al pueblo unos instrumentos para construir un país más justo y democrático.

Otras columnas de Jorge Farinacci Fernós

viernes, 12 de julio de 2019

El “Boys Chat”

El licenciado Jorge Farinacci condena la cultura machista que marca los grupos élites como el integrado por el grupo del chat encabezado por el gobernador

domingo, 23 de junio de 2019

Veda electoral

Jorge Farinacci Fernós advierte sobre propuesta de cambio legislativo a la veda electoral

💬Ver 0 comentarios