Marizaida Sánchez Cesáreo

Tribuna Invitada

Por Marizaida Sánchez Cesáreo
💬 0

Tres retos de salud que existían antes de María

En días recientes, la Junta de Supervisión Fiscal realizó sus últimas sesiones públicas para escuchar el insumo de diferentes sectores previo a la adopción de un nuevo plan fiscal para Puerto Rico.

Entre las voces que se escucharon durante el proceso estuvo el Instituto Tercera Misión, un organismo técnico y multidisciplinario adscrito a la Universidad Carlos Albizu y cuya misión es implantar en la comunidad estrategias de intervención y prevención que han sido probadas científicamente. Acudimos allí para plantear tres retos que enfrenta el país -mucho antes del huracán María- en lo que respecta a servicios de salud.

En primer lugar, Puerto Rico necesita superar la invisibilidad actual en el sistema de datos de salud pública de Estados Unidos. La Isla, al igual que otros territorios, rara vez es incluida en estudios y encuestas nacionales de salud pública. ¿Cómo podemos aspirar a mejores servicios de salud y a hacer mejor uso de fondos federales si ni siquiera medimos cómo está la salud de nuestra gente y cómo compara con otras poblaciones a nivel nacional? El gobierno de Puerto Rico y la Junta de Supervisión Fiscal deben abogar ante el Congreso y la Casa Blanca por la inclusión de la Isla en estos informes.

Además, Puerto Rico necesita desarrollar estrategias para aumentar la captación de fondos federales competitivos discrecionales. Puerto Rico hace un pobre uso de estos fondos y en algunos casos -cuando son otorgados- algunas agencias gubernamentales se ven obligadas a devolverlos por no utilizarlos. Estamos hablando de una alarmante cifra que puede superar los $200 millones de dólares al año. Por eso, recomendamos la creación de un cuerpo experto e independiente que se dedique a explorar la disponibilidad de fondos discrecionales competitivos a nivel federal y a tramitar junto a las agencias de gobierno y organizaciones del tercer sector las propuestas para dichos fondos.

Por último, el país debe superar el modelo híper-centralizado de decisión y gobernanza. La burocracia centralizada obstaculiza y en muchas ocasiones impide el desarrollo de proyectos innovadores. En este contexto, debemos apoderar a los municipios como el aparato gubernamental más cercano a la ciudadanía y replantear su rol a uno que esté predicado en la gobernanza compartida. Atendiendo estos tres retos prexistentes no solucionaremos todos los problemas fiscales del país, pero podremos subsanar deficiencias que aquejan los servicios de salud y otros servicios gubernamentales.

Otras columnas de Marizaida Sánchez Cesáreo

💬Ver 0 comentarios