Jorge Colberg Toro

Elecciones 2020

Por Jorge Colberg Toro
💬 0

Triunfo popular en ascuas

Para que el Partido Popular Democrático tenga verdaderas posibilidades de triunfo, su liderato va a tener que cambiar la forma en que actúa institucionalmente como partido de oposición.

La razón es sencilla: las veces que el PPD ha ganado las elecciones se debe a un elemento fundamental que se llama planificación. Esa palabra clave es el antídoto a la improvisación y la desorganización. Esa planificación requiere, primero, hacer una radiográfica colectiva para detectar las deficiencias y en segundo lugar, provocar acciones concretas que las corrijan.

El presidente del PPD Aníbal José Torres marcó el camino correcto en su reciente mensaje, pero él solo no puede lograrlo. Por ello, se hace necesario que se ejecuten cuanto antes cinco pasos que constituyen – a mi juicio – la ruta impostergable para ganar las elecciones.

Primero, fiscalización organizada: el PPD no tiene estructurada ni remotamente una batería de recursos que realicen trabajos investigativos organizados que produzcan los documentos y datos necesarios para la realización de denuncias públicas. Los líderes populares deben entender que fiscalizar no es esperar a que un medio saque un escándalo para entonces enviar un comunicado. Esa práctica – bastante común en estos tiempos - es la mejor evidencia de que muchos en el PPD no han entendido que su rol más importante en este momento es ejercer las responsabilidades como principal partido de oposición.

Segundo, acaparar el campo de las ideas: en todos los estudios y grupos focales, el electorado expresa insatisfacción con todos los partidos y los candidatos ante la ausencia de propuestas serias y profundas sobre temas cruciales. Tampoco perciben ideas revolucionarias (en el buen sentido de la palabra) que procuren cambios y rompan moldes en una sociedad que se resigna a lo rutinario y lo tradicional.

Tercero, construir una nueva propuesta de autonomía política: esta es sencilla, si el PPD no tiene un norte ideológico y una propuesta sustantiva y procesal que unifique a su estructura, jamás podrá articular un mensaje uniforme que amarre su base y acapare la atención del país. Los retos fuertes en la vida se enfrentan con aplomo, no se rehúyen.

Cuarto, hay que ponerle el ojo a la candidatura a comisionado residente: contrario a lo que muchos opinan, la posición de comisionado residente en el PPD puede decidir la gobernación. Y eso se debe a que si el PPD postula candidatos débiles a esa posición - de seguro - Jenniffer González asumirá su rol de fiscalizadora junto a Thomas Rivera Schatz contra el candidato o candidata a la gobernación del PPD, lo que lo colocará a la defensiva y al no contar con un coro de voces en su defensa, se disminuyen sus posibilidades.

Quinto, el PPD debe esforzarse por reclutar nuevos líderes: el PPD necesita una renovación no solo de personas, sino de actitudes. Ese nuevo liderato debe responder, además, a los reclamos de un país que exige a sus gobernantes poner el oído en tierra y el corazón en sus acciones.

Esa es la ruta y el tiempo corre.

Otras columnas de Jorge Colberg Toro

miércoles, 15 de enero de 2020

Lo urgente sobre lo importante

El traslado de pacientes y personas enfermas a centro de salud adecuados fuera de las áreas de peligro no es un asunto debatible, es la obligación del Estado, sostiene Jorge Colberg Toro

💬Ver 0 comentarios