Eduardo Villanueva

Punto de vista

Por Eduardo Villanueva
💬 0

Trump, el nacionalista

La RAE, define nacionalismo como sigue: “Ideología que sitúa a la nación propia como eje de la acción política o económica, ya sea para favorecerla aun en perjuicio de las naciones vecinas”.

Trump y su equipo han elevado el nacionalismo a nivel de estrategia interna y externa, de manera hábil y difícil de combatir. Han sabido vincular el neo nacionalismo que propagan, a nivel de presupuesto necesario para el crecimiento económico y para su visión de lo que es ser libre. Azuzan el miedo al socialismo, equiparándolo en la mente del pueblo, a la falta de libertad, la pobreza y el autoritarismo.

Hay dos teorías encontradas: la de dirigentes mundiales que entienden que en la medida en que su nación contribuya al bienestar y la justicia en otros países, su país estará más seguro y tendrá más autoridad moral. Trump y los neo-nacionalistas que él dirige postulan: “hagamos de América, un país grande de nuevo”. Grande no necesariamente en autoridad moral. Es en poder económico, militar, industrial, acaparador de riqueza, aun a costa de desarrollo social, de las libertades reales en otros países.Analicemos el discurso de Trump, que aspira a ser reelecto en 2020. El énfasis estuvo puesto en los empleos que ha creado. La derrota del Obamacare para atender servicios médicos. El crecimiento del empleo para la mujer, para desestimular el argumento de que es misógino. Elogios a su familia cercana para halagar el fundamentalismo religioso. Propone endurecer leyes que han liberalizado el aborto. Mantiene el discurso anti inmigrantes, criminalizándolos, alegando que tienen abierto un mundo de oportunidades para los que vencen la burocracia y entran legalmente.              

Ofreció datos sobre niveles bajos en desempleo, que él alega que ha creado, aunque se trate de empleos a tiempo parcial, con pocos derechos de permanencia y protección para los obreros. Criticó políticas liberales y de apertura de mercado con China, invocando el proteccionismo para productos elaborados en EE UU. “Nos cogieron de “suckers”, decía, igual a tontos o “pendacas”. El crecimiento económico, la seguridad que brinda un Estado fuerte, que vela por el individuo, más que por las comunidades o etnias, justifica el neo nacionalismo apuntado.

Trump no improvisa, tiene un proyecto socio- político, encaminado a crear un Estado fuerte, autoritario, legitimado por el reforzamiento de miedos, sentido de superioridad racial y visión de nación predestinada. No puede derrotarse diciendo que es loco, que es tonto, inestable y que no tiene control de su gobierno. Esa caricatura debe ser erradicada del proceso de liberación del “trumpismo” porque subestimándolo, se refuerza su reelección. Los opositores no pueden ceder a su chantaje ideológico. No temer a la demagogia de que él les llame socialistas, sobretodo porque no lo son. Trump es un populista de derecha, refuerza lo que el pueblo quiere, aun a costa de la libertad. El pueblo necesita educación, seguridad, empleo libertad de expresión y asociación. Eso es democracia, no hay que intimidarse frente a epítetos que desestimen esa necesidad de libertad y justicia para todos.


Otras columnas de Eduardo Villanueva

martes, 10 de diciembre de 2019

Hay que hacer valer los derechos humanos en Puerto Rico

En nuestra patria debe garantizarse el derecho a la nacionalidad y una ciudadanía plena de derechos que corresponda a la nacionalidad puertorriqueña, que le es consustancial, dice Eduardo Villanueva

miércoles, 6 de noviembre de 2019

Johnny Rullán, un guerrero de la vida

Muchos como el Dr. Rullán saben dar la buena batalla y también comprenden cuando llega el fin. Entonces la vida, que fue luz y llama, se va extinguiendo y el valor requiere que lo aceptemos serenamente, escribe Eduardo Villanueva

domingo, 20 de octubre de 2019

La cúspide contra el crimen

El licenciado Eduardo Villanueva analiza los factores que han llevado a Puerto Rico a la cúspide del fracaso en las ofensivas contra la criminalidad

💬Ver 0 comentarios