Jaime Lluch

Tribuna Invitada

Por Jaime Lluch
💬 0

Trump, el perfecto populista

En los últimos 20 años hemos visto a nivel mundial una nueva oleada de partidos políticos populistas. Un estudio de 31 estados en Europa reveló que sólo 7% del voto hace 20 años era para partidos populistas y ahora 1 de cada 4 europeos vota populista. En el análisis periodístico y en el de algunos ideólogos políticos que profesan ser “analistos” en la radio y la TV en Puerto Rico, hay poca claridad y precisión sobre qué es el populismo. Para estos analistas, los siguientes personajes son todos populistas: Donald Trump, Bernie Sanders, Matteo Salvini, Pablo Iglesias, Santiago Abascal, Hugo Chávez, Jair Bolsonaro, Marine Le Pen, Jean Luc Mélenchon, Evita Perón, y Andrés Manuel López Obrador. Poco les falta para también decir que Mussolini, Lenin, y Fidel Castro eran populistas. Hace falta la perspectiva más amplia, científica, y empíricamente rigurosa del mundo académico para conceptualizar el populismo con más claridad.

Adoptaremos aquí esa perspectiva, elaboraremos una tipología de los tipos de populismos en el mundo contemporáneo, y examinaremos el caso de Donald Trump, el prototipo del nuevo populismo. Veamos.

El populismo clásico es el latinoamericano de los 1930s a los 1960s, incluyendo a Juan Domingo Perón, José María Velasco Ibarra, y Lázaro Cárdenas. Este populismo se caracterizaba por ser una estrategia política oportunista enfocada en ganar y retener el poder con un compromiso casi inexistente con ideales, ideologías, y políticas específicas. Era intenso, carismático, personalista, y paternalista, y se aprovechaba de las masas desorganizadas (Weyland 2001).

Más recientemente, el populismo actual es una imaginación moralista sobre la política donde la vida es un conflicto entre el “pueblo” y las élites que son su némesis. Es un antipluralismo moralizado en el sentido de que ellos (los populistas) alegan ser el pueblo, y los demás no lo somos. Los populistas reclaman representar la voluntad general o el espíritu del pueblo, aunque prefieren que el pueblo sea pasivo, desorganizado, poco participativo, poco institucionalizado, y con poco capital social (Werner 2016). Tres prácticas concretas caracterizan el populismo actual: (1) colonizan el estado, cuando por ejemplo cambian los procedimientos de la judicatura o transforman la ley del servicio civil; (2) practican el clientelismo y socavan la sociedad civil; (3) practican un legalismo discriminatorio, o sea, no todos disfrutarán de la igual protección de las leyes (Werner 2016).

Existen hoy en día populistas de izquierdas como Daniel Ortega y Beppe Grillo, de derechas como Viktor Orbán y Donald Trump, populistas anti-europeos como el UKIP (con Nigel Farage en 2016), populistas pseudo-liberales como Albert Rivera de Ciudadanos (en España), populistas proto-fascistas como Salvini (en Italia), Bolsonaro (en Brasil), y Vox (en España).

Trump es el perfecto populista, pero lo más preocupante de estepersonaje es cómo está acercando la derecha de Estados Unidos a posiciones proto-fascistas. Como ha escrito el Profesor Snyder de la Universidad de Yale, hay algunas prácticas de la tiranía en el siglo XX que debemos siempre recordar para mantenernos en vigilancia, y hay elementos objetables del Trumpismo por su aproximación a algunas de estas prácticas.

El populismo de Trump no respeta las instituciones. Practica la falsedad y la mentira: el 78 por ciento de los planteamientos de Trump durante la campaña del 2016 eran falsos. Trump ha hablado de la violencia y estimulaba a sus seguidores a usarla en varios eventos durante el 2016 (Snyder 2017). Trump tiene una manera de hablar que es ofensiva, y empobrece el idioma con bajezas y con obscenidades. El populismo de Trump está más cerca del polo proto-fascista que del polo de la derecha moderada.

Otras columnas de Jaime Lluch

viernes, 1 de febrero de 2019

El Brexit y Puerto Rico

El profesor Jaime Lluch traza paralelismos entre la situación política de Puerto Rico y la de Reino Unido y su dilema del Brexit

viernes, 18 de enero de 2019

El Brexit: ¿qué va a pasar ahora?

El profesor Jaime Lluch comenta sobre el laberinto del Brexit, tras el revés sufrido el martes por la primera ministra británica Theresa May

viernes, 4 de enero de 2019

Elogio a la biblioteca

El profesor Jaime Lluch destaca la importancia de las bibliotecas y comenta recursos de algunos de estos centros claves para la educación

💬Ver 0 comentarios