Jaime Lluch

Tribuna Invitada

Por Jaime Lluch
💬 0

Trump, el perfecto populista

En los últimos 20 años hemos visto a nivel mundial una nueva oleada de partidos políticos populistas. Un estudio de 31 estados en Europa reveló que sólo 7% del voto hace 20 años era para partidos populistas y ahora 1 de cada 4 europeos vota populista. En el análisis periodístico y en el de algunos ideólogos políticos que profesan ser “analistos” en la radio y la TV en Puerto Rico, hay poca claridad y precisión sobre qué es el populismo. Para estos analistas, los siguientes personajes son todos populistas: Donald Trump, Bernie Sanders, Matteo Salvini, Pablo Iglesias, Santiago Abascal, Hugo Chávez, Jair Bolsonaro, Marine Le Pen, Jean Luc Mélenchon, Evita Perón, y Andrés Manuel López Obrador. Poco les falta para también decir que Mussolini, Lenin, y Fidel Castro eran populistas. Hace falta la perspectiva más amplia, científica, y empíricamente rigurosa del mundo académico para conceptualizar el populismo con más claridad.

Adoptaremos aquí esa perspectiva, elaboraremos una tipología de los tipos de populismos en el mundo contemporáneo, y examinaremos el caso de Donald Trump, el prototipo del nuevo populismo. Veamos.

El populismo clásico es el latinoamericano de los 1930s a los 1960s, incluyendo a Juan Domingo Perón, José María Velasco Ibarra, y Lázaro Cárdenas. Este populismo se caracterizaba por ser una estrategia política oportunista enfocada en ganar y retener el poder con un compromiso casi inexistente con ideales, ideologías, y políticas específicas. Era intenso, carismático, personalista, y paternalista, y se aprovechaba de las masas desorganizadas (Weyland 2001).

Más recientemente, el populismo actual es una imaginación moralista sobre la política donde la vida es un conflicto entre el “pueblo” y las élites que son su némesis. Es un antipluralismo moralizado en el sentido de que ellos (los populistas) alegan ser el pueblo, y los demás no lo somos. Los populistas reclaman representar la voluntad general o el espíritu del pueblo, aunque prefieren que el pueblo sea pasivo, desorganizado, poco participativo, poco institucionalizado, y con poco capital social (Werner 2016). Tres prácticas concretas caracterizan el populismo actual: (1) colonizan el estado, cuando por ejemplo cambian los procedimientos de la judicatura o transforman la ley del servicio civil; (2) practican el clientelismo y socavan la sociedad civil; (3) practican un legalismo discriminatorio, o sea, no todos disfrutarán de la igual protección de las leyes (Werner 2016).

Existen hoy en día populistas de izquierdas como Daniel Ortega y Beppe Grillo, de derechas como Viktor Orbán y Donald Trump, populistas anti-europeos como el UKIP (con Nigel Farage en 2016), populistas pseudo-liberales como Albert Rivera de Ciudadanos (en España), populistas proto-fascistas como Salvini (en Italia), Bolsonaro (en Brasil), y Vox (en España).

Trump es el perfecto populista, pero lo más preocupante de estepersonaje es cómo está acercando la derecha de Estados Unidos a posiciones proto-fascistas. Como ha escrito el Profesor Snyder de la Universidad de Yale, hay algunas prácticas de la tiranía en el siglo XX que debemos siempre recordar para mantenernos en vigilancia, y hay elementos objetables del Trumpismo por su aproximación a algunas de estas prácticas.

El populismo de Trump no respeta las instituciones. Practica la falsedad y la mentira: el 78 por ciento de los planteamientos de Trump durante la campaña del 2016 eran falsos. Trump ha hablado de la violencia y estimulaba a sus seguidores a usarla en varios eventos durante el 2016 (Snyder 2017). Trump tiene una manera de hablar que es ofensiva, y empobrece el idioma con bajezas y con obscenidades. El populismo de Trump está más cerca del polo proto-fascista que del polo de la derecha moderada.

Otras columnas de Jaime Lluch

viernes, 2 de noviembre de 2018

Brexit, Trump y Puerto Rico

El profesor Jaime Lluch argumenta sobre las tendencias actuales de políticos globalistas versus nacionalistas y la ausencia de posiciones claras al respecto en los partidos isleños

viernes, 5 de octubre de 2018

Kavanaugh: abuso del privilegio

Antes de ser nominada al Tribunal Supremo por Bill Clinton, Ruth Bader Ginsburg había sido fundadora del Proyecto de Derechos de la Mujer de la Sociedad Americana de Derecho Civiles: un dínamo en la litigación ante el Tribunal Supremo enfocada en remediar la discriminación por género.

💬Ver 0 comentarios