Albert Grajales

Tribuna Invitada

Por Albert Grajales
💬 0

Trump en guerra con su inteligencia

El general retirado Michael Haydan, quien trabajó con varios presidentes de Estados Unidos como director de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y la Agencia Central de Inteligencia (CIA), expresó a los medios la peligrosidad de las decisiones y actuaciones del presidente Donald Trump cuando comenta en contra de la comunidad de inteligencia estadounidense, y por sus asuntos foráneos.  

Es tanta su preocupación por las actuaciones erráticas del presidente Trump, que Haydan escribió el libro “The Assault on Intelligence” para defender a la comunidad de inteligencia. La mayoría de los medios de entretenimiento, como los de los presentadores Jimmy Fallon y Jimmy Kimmel, bromea que Trump confía más en el presidente Putin que en los asesores de inteligencia de su gobierno. Trump ha declarado que Putin le informó que no tenía interés en los asuntos internos de la nación norteamericana y que no intervino en las elecciones de 2016. La reacción ha sido de asombro y molestia de parte de algunos exejecutivos de la CIA que son los portavoces ante la comunidad de inteligencia. Parece que a Trump se le olvida que Putin es un maestro espía (Spy Master).  

No se puede negar que Trump sabiamente nombró al senador republicano Mike Pompeo como el nuevo director de la CIA y este ha dado la cara a la comunidad de inteligencia, tratando de establecer un balance entre esta y el presidente Trump. En una movida como nunca antes vista en la historia de Estados Unidos, el director Pompeo, ahora secretario de Estado, logró entonces establecer comunicación con el gobierno de Corea del Norte, logrando la histórica reunión entre los altos líderes Kim Jong-Un y Trump.  Para este encuentro, la comunidad de inteligencia tuvo que trabajar y asesorar a la Casa Blanca y al director Pompeo.  Este logro se debe a la información de inteligencia obtenida por la comunidad y al carácter firme de Pompeo. No se debió a la creatividad de Trump.  Pero seguimos observando la agresión moral del presidente contra la comunidad de inteligencia, en especial contra el Negociado de Investigaciones Federales (FBI) por la investigación sobre la complicidad de Rusia. 

Ahora Trump arremete contra los exdirectores, Michael Hayden (CIA y NSA), John Brenner (CIA) y James Clapper (director de Seguridad Nacional) porque ellos alertan sobre los comentarios públicos del presidente que rompen los protocolos de seguridad nacional y ponen en riesgo a la nación.  

No todos saben que en el pasado estos exfuncionarios trataron, confidencialmente, de orientar al presidente.  Ahora Trump quiere revocar el privilegio de clasificación secreta de estos exfuncionarios, argumentando que estos están abusando de sus puestos para ganar dinero y contrariarlo. Lo que al presidente no le conviene decir es que estos exfuncionarios todavía le sirven a la nación como civiles debido a sus peritajes en asuntos de alta secretividad. 

El presidente Trump necesita más personas como el secretario Pompeo, quien le puede llevar la contraria de forma profesional y controlar su tantrum.  También estamos esperando la confirmación de Gina Haspel como directora de la CIA. Con tres décadas en la agencia, se le conoce como una persona fuerte, que no es una “Yes Lady” y defiende apasionadamente a los oficiales de la comunidad de inteligencia.  Como miembro de la Asociación de ex Oficiales de Inteligencia, considero que no se puede permitir que ningún líder influya en las decisiones y el credo de una entidad que vela por nuestra seguridad nacional.

Otras columnas de Albert Grajales

martes, 7 de agosto de 2018

Trump en guerra con su inteligencia

Albert Grajales, exdirector de la Interporl en Puerto Rico, expresa que los comentarios públicos del presidente rompen los protocolos de seguridad nacional y ponen en riesgo a la nación

💬Ver 0 comentarios