Juan Lara

Punto de vista

Por Juan Lara
💬 0

Trump escoge la ruta de menor incertidumbre

El presidente Donald Trump no se ha distinguido por ser simpático con los puertorriqueños. Sin embargo, su decisión de poner en orden el nombramiento de los siete miembros actuales de la Junta de Supervisión Fiscal puede ahorrarle a la isla una gran dosis de incertidumbre. En ese sentido, es quizás la manera más sensata y responsable de resolver el problema legal que se creó cuando un tribunal federal de apelaciones declaró inconstitucional la forma en que el presidente anterior y el Congreso nombraron a estas siete personas.

A muchos no les va a gustar la decisión de Trump. No les va a gustar a los bonistas que consideran que los miembros actuales de la entidad no protegen adecuadamente los intereses de los acreedores. De hecho, hace apenas unos días, la agencia acreditadora Moody’s prácticamente abogaba por que se nombre una junta nueva con personas más inclinadas a favorecer a los bonistas.

Tampoco les va a gustar a muchos miembros del gobierno local, y de la Legislatura. En momentos en que se plantea un posible enfrentamiento con la junta por el presupuesto para el próximo año fiscal, la decisión de Trump revalida la autoridad de las siete personas que han estado tratando, hasta ahora sin mucho éxito, de imponer un control externo al proceso presupuestario.

No les va a gustar tampoco a las muchas personas que les han tomado mala voluntad a los siete miembros actuales de la junta en los pasados dos años y medio. La realidad es que la junta existente ha dejado bastante que desear en cuanto a los beneficios que se supone que nos reporte en comparación con los sacrificios que viene exigiendo. No hay muchos que defiendan su gestión.

Sin embargo, mantener la composición de la Junta, sacándola del limbo legal en que la dejó la decisión del Tribunal de Apelaciones, le da una continuidad al proceso ya iniciado que nos encamina por la ruta de menor incertidumbre. Y, a estas alturas, cualquier acción de las autoridades de Washington que siembre más dudas sobre la estabilización fiscal y la renegociación de la deuda haría más daño que bien.

Quedan cosas importantes por decidir, como el destino final de los $6 mil millones en bonos de obligación general que han sido impugnados por la Junta, y la renegociación del resto de dichos bonos. Pronto habrá que comenzar a zanjar acuerdos sobre el ajuste, si alguno, a las pensiones de los empleados públicos. Y todo esto se hará en el tramo inicial de la próxima campaña electoral. El presidente Trump ha despejado un poco la cancha para esta etapa avanzada del partido.

Otras columnas de Juan Lara

martes, 15 de octubre de 2019

Una nueva cara para la Junta de Supervisión Fiscal

En la agenda de Promesa todavía quedan dos grandes tareas: asegurar un presupuesto gubernamental balanceado y realizar un programa de reformas económicas, plantea Juan Lara

lunes, 30 de septiembre de 2019

Retos de la sostenibilidad de la deuda

Juan Lara indica que la aprobación del plan de ajuste significará el fin judicial de la quiebra del gobierno, pero queda mucho por hacer para tener un sistema fiscal equilibrado y que pueda cubrir los gastos públicos esenciales

lunes, 23 de septiembre de 2019

Se acerca el fin del primer capítulo de Promesa

El economista Juan Lara advierte que no tenemos ninguna garantía de que la deuda renegociada será lo suficientemente liviana como para que el gobierno la pueda sobrellevar por los próximos 30 o 40 años

💬Ver 0 comentarios