Ever Padilla Ruiz

Tribuna Invitada

Por Ever Padilla Ruiz
💬 0

Trump premia el odio

El tema de las violaciones a los derechos humanos, específicamente, las violaciones a los derechos civiles, sigue vivo en los Estados Unidos. Las experiencias de los años cincuenta y sesenta no tienen ningún valor para el presidente Donald Trump.

Desde la campaña presidencial, Trump se destacó por criminalizar la diversidad, promover el odio y el rechazo a todos los grupos que no tengan características caucásicas. Con su elección, vuelven a la arena política y a la discusión pública las preocupaciones y la violencia que emana de la segregación racial, la xenofobia y el discrimen. Desde su llegada a la Casa Blanca las políticas inclusivas y de respeto a la diversidad se desplomaron. Los avances alcanzados en pro de una sociedad plural y democrática nunca antes han estado en mayor riesgo.

En las pasadas semanas hemos sido testigos de las más recientes intervenciones del presidente y su manejo sobre estos temas. La situación tomó un giro dramático con la violencia racista en Charlottesville, en Virginia, a mediados de agosto. Las reacciones violentas del presidente Trump, justificando las manifestaciones racistas y equiparando sus acciones con los manifestantes antirracistas, generaron un marcado rechazo de las fuerzas políticas y sociales. Hasta los senadores y congresistas más conservadores se han manifestado en contra de dichas expresiones. Pero eso no era todo, todavía quedaba más. El tema del discrimen, del racismo y de la xenofobia tomó un giro exponencial el pasado viernes. En medio de la peor tormenta de la última década, el huracán Harvey, que azotaba la costa del Golfo de México, el presidente premió el racismo, el discrimen y la xenofobia. Con el indulto al exalguacil Joe Arpaio, Donald Trump, el presidente de la nación que protege los derechos y las libertades civiles, declaró al mundo su menosprecio a los derechos de todas las personas. Esta decisión no nos debe sorprender. El mundo conoce las posturas del presidente Trump desde el mismo momento en que anunció la carrera por la nominación presidencial.

Con este indulto, el presidente Trump envía un mensaje muy peligroso. La actitud de menosprecio a las acciones ilegales y en violación de la Constitución de los Estados Unidos de Arpaio representa un respaldo al racismo, al discrimen y a la xenofobia. Con esta acción, el presidente premia el discrimen y socava los cimientos del sistema de justicia norteamericano. El menosprecio a los derechos civiles en la tierra de la libertad es avalado por el presidente que juró defender los derechos y las libertades civiles que son la esencia del pueblo estadounidense.

Otras columnas de Ever Padilla Ruiz

miércoles, 30 de agosto de 2017

Trump premia el odio

El director ejecutivo de la Comisión de Derechos Civiles, Ever Padilla Ruiz, señala cómo el presidente estadounidense aviva el racismo y la xenofobia

💬Ver 0 comentarios