Irene Garzón Fernández

DE PRIMERA MANO

Por Irene Garzón Fernández
💬 0

Trump vino, ¿ahora qué?

El reconocimiento tardío del gobernador Ricardo Rosselló de que las muertes a causa del huracán María, que azotó la isla el 20 de septiembre, ya no eran 16 sino 34, hace dudar de toda la información gubernamental ofrecida tras la catástrofe.

La admisión de Rosselló sobre la cifra de muertes fue forzada por la visita fugaz del presidente Donald Trump el martes, en la que el mandatario estadounidense minimizó la devastación que dejó el ciclón al compararla con e huracán Katrina, que asoló Luisiana en 2005.

Ahora el saldo oficial de muertes provocadas por María es de 34, pero la información que se obtiene a duras penas de los distintos municipios, sobre todo de zonas recónditas, parece augurar que las fatalidades podrían ser muchas más.

Habría que añadir también las muertes tangenciales ocurridas porque no se ofrecieron a tiempo los servicios de diálisis a pacientes renales, las dosis de insulina a diabéticos, así como las carencias de diésel y medicamentos en algunos hospitales y égidas a través del país.

El martes, a causa de la visita de Trump, se formaron tapones descomunales en el área metropolitana de San Juan debido a los cierres de vías principales, se cerró el tráfico aéreo por ciertos períodos, y muchos noveleros aprovecharon la seudonormalización en las gasolineras para contribuir a la congestión estacionándose en los alrededores de la base Muñiz para ver aterrizar el Air Force One.

Lo que le mostró aquí el gobierno a Trump permitió que el presidente insinuara que a Puerto Rico le sopló “un vientito” y no un huracán categoría 5 como María.

¿Por qué lo llevaron a una urbanización de clase media en Guaynabo y no a pueblos de la región montañosa? Si no querían ir tan lejos, a la misma distancia que Guaynabo estaba Loíza, donde el ciclón se llevó hasta el edificio de la alcaldía.

Si fue la Casa Blanca, o el Servicio Secreto, o incluso Homeland Security, el que determinó la ruta del presidente, el gobernador debería decirlo públicamente.

La confiabilidad de los datos oficiales que se suministran sobre la recuperación de la energía eléctrica, el agua y las telecomunicaciones, entre otros renglones, se ha puesto más en entredicho a raíz del maquillaje de la cifra de muertes ocasionadas por María, así como por la pobre selección de los lugares a los que se llevó a Trump.

¿Para qué quiere usted rollos de papel toalla como los que lanzó Trump en Guaynabo cuando hay municipios de la montaña, como Utuado, en los que la gente dice que tiene hambre porque no tiene qué comer, o comunidades costeras como un barrio de Añasco, donde han podido hidratarse tomando agua de coco?

Esperemos que los altos funcionarios federales que acompañaron a Trump hayan tomado nota de las necesidades reales de Puerto Rico y de la verdadera situación en la que nos dejó María.

Dos semanas después del paso deMaría, el avance en la recuperación de Puerto Rico es mínimo en comparación con los esfuerzos humanitarios de los militares estadounidenses durante el terremoto de 2010 en Haití y con las operaciones bélicas en Irak y Afganistán. Menos mal que somos un territorio de Estados Unidos y que Trump no se olvida nunca de recordarnos lo caro que le salimos.

Puerto Rico entero sufrió el azote de María y Puerto Rico entero merece la atención urgente, esmerada y decidida de las autoridades (locales y federales) para dejar atrás cuanto antes este terrible episodio.

Superada la visita del presidente, ahora veremos si valió la pena.

Otras columnas de Irene Garzón Fernández

jueves, 12 de octubre de 2017

Fuera la burocracia y la politiquería

La periodista Irene Garzón Fernández enumera los desaciertos de las autoridades en la atención a la emergencia causada por el ciclón María

viernes, 6 de octubre de 2017

Trump vino, ¿ahora qué?

La periodista Irene Garzón reflexiona sobre lo que sigue a la visita presidencial a la isla

viernes, 29 de septiembre de 2017

A reexaminarlo todo

La crisis que dejó el huracán abre un tiempo para el país mirarse, dice la periodista Irene Garzón

viernes, 15 de septiembre de 2017

Hora de rendir cuentas por el estado de la AEE

La periodista Irene Garzón Fernández señala la encomiable labor de los trabajadores de la AEE que, con una maltrecha infraestructura víctima de la política, buscan superar la crisis

💬Ver 0 comentarios