Roberto Alejandro

Desde la diáspora

Por Roberto Alejandro
💬 0

Trump y las rabias blancas

El trumpismo gobierna con tres bases electorales, a saber: evangélicos blancos de derecha; los plutócratas; y un sector que eslabona blancos pobres, blancos con altos ingresos ($77-$130,00), personas sin educación universitaria y residentes de la ruralía. Aquí concentro en esta tercera base.

De acuerdo al CDC, entre 1999 y el 2015, 600 mil personas se suicidaron en Estados Unidos, un arado de sangre que proporcionalmente fue mayor en las áreas rurales. Para los blancos, la tasa fue de 14.9 (1999-2007) y 18.1 (2008-2015) por cada cien mil habitantes. Como comparación, para los afroamericanos la tasa fue de 6.3 y 6.5 respectivamente. Para los hispanos, 6.7 y 6.8.  

En una investigación reportada en el 2016, The Washington Post reveló la disparidad en mortalidad entre la ruralía y los sectores urbanos.  

Dos oraciones de este reportaje atropellan lo convencional:  

“In at least 30 counties in the South, black women in midlife now have a lower mortality rate than middle-aged white women… That’s up from a single such county in 1999”.

Los economistas Anne Case y Angus Deaton explican la mortalidad de los blancos como el resultado del colapso del “white working class” que medio siglo atrás lograba trabajos estables y bien remunerados, y con ellos su entrada a la dimensión idílica de los norteamericanos: la clase media. Carentes de grados universitarios, desempleados, sin el apoyo que una vez tuvieron en uniones que eran parte de su identidad, hablamos de millones en una soledad social, con matrimonios inestables y presas fáciles de la obesidad y enfermedades crónicas.  

Desahuciados por el “American dream”, sufren las políticas de abandono de áreas rurales o transcurren en pequeñas ciudades en medio de la chatarra de fábricas vacías, lápidas de un pasado de crecimiento económico. Se hermanan con la decrepitud en esa zona penumbrosa y quejumbrosa de alcoholismo, desempleo y adicciones. Hace tiempo que reciben las palabras del establishment sobre “progreso”, “oportunidades”, “readiestramiento”, “fairness”, no como sonidos legibles sino como ruidos torturantes.  

Ahora ven en Trump una afirmación de su autoestima y prejuicios. En las palabras y acciones de Trump registran su desquite. Poco importa que no lo reconozcan como el defensor del mismo capitalismo que los hace bagazo. Los razonamientos no son siempre coherentes. 

Estas son las rabias ocultas que Trump sacó de su invisibilidad y las lanzó al rostro de un establishment siempre en calma. Pero las rabias se entrelazan. Este sector también anida el odio racista y a los supremacistas blancos, apoyados y acuciados explícitamente por las retóricas trumpianas.   

A la angustia blanca y a los supremacistas, Trump les ha cumplido. No tienen plan de salud. Ni los empleos prometidos. Ni la muralla. Pero tienen algo que evade lo fácilmente cuantificable. Logran la satisfacción de ver las elites tradicionales balbuceando un decoro postizo. Y el placer de sentir validados sus odios contra los afroamericanos y latinos, espectros de sus tormentos. Votarán por Trump en noviembre.

[Un gran pero: un estudio de Reuters/Ipsos de julio del 2019 encontró que votantes con opiniones liberales sobre raza y comprometidos a votar en el 2020 superaban por siete puntos a los racistas anti-negros y anti-latinos. Ya veremos].


Otras columnas de Roberto Alejandro

sábado, 30 de mayo de 2020

George Floyd: otro sacrificio humano

La república bananera de los USA se cocina en un pasado-presente que no termina: el pecado original, la herida fundacional de la esclavitud, siempre supurante, escribe Roberto Alejandro

lunes, 18 de mayo de 2020

Incertidumbre en la elección presidencial

Roberto Alejandro Rivera declara que Estados Unidos fue un fracaso de categoría bananera en proveer pruebas y en ofrecer recursos a los estados machucados por la plaga

viernes, 27 de marzo de 2020

Reportar el apocalipsis

La teatralidad de Trump se desvanece y en su lugar aparece la indecisión y el apocamiento ante la posibilidad de ordenar a compañías que produzcan equipo médico, dice Roberto Alejandro

viernes, 20 de marzo de 2020

Coronavirus: la irrealidad de “America First”

Roberto Alejandro señala que Trump ha inventado “emergencias” postizas para justificar violaciones constitucionales. Ahora se tropieza con una emergencia de a verdad, sin señas de “America First”

💬Ver 0 comentarios