Ruth Merino

Buscapié

Por Ruth Merino
💬 0

¿Tú tienes señal?

La señal, la bendita señal… De pronto llega. ¡Maravilloso! Y entonces, ¡puf!, se va. ¡Horror! Nos equilibramos entre el deleite supremo y la espantosa agonía. Y cuando hablo de señal me refiero a la tecnología (felicitaciones sinceras a cualquiera que la entienda) que nos permite utilizar nuestro celular o nuestra computadora para todo tipo de comunicación.

Un mundo sin señal en la segunda década del siglo 21… ¡Quién lo diría! Es casi ofensivo. Encontré a una madre y su hijo, sentados en el piso en un centro comercial. Ella comentó, con un dejo de desesperación en la voz, que justo en ese momento estaban respondiendo las preguntas de FEMA a través de internet. “¡Muchacha!”, dijo. “Estuvimos todo el día tratando de hacerlo. ¡Y preguntan una de cosas!”.

En otro centro comercial estábamos todos trabajando encantados cuando de pronto, nada. El adorable Wi-Fi se había esfumado por voluntad de la gerencia. Al parecer estábamos ocupando espacios que ya se requerían para otros usos. Los rumores abundan: frente a tal tienda se consigue, pero hay que llegar poco menos que alumbrados por la Luna llena. Es la consigna: correr bien temprano en la mañana para evitar el tapón y enfrentar entonces el tapón formado por todos los que salieron temprano para evitar el tapón.

Pero llegar a tiempo es solo la primera parte de la maniobra. La segunda es saber dónde están los accesos para toda nuestra cablería. Teniendo este dato, nos desplazamos rápidamente. Y, si la diosa Fortuna se compadece, quizás hallamos un asiento un poco más cómodo que el piso.

Todos queremos volver a la normalidad lo cual implica, entre otras cosas, la comunicación instantánea. “Puerto Rico pa’ lante” leemos en una tabla suelta que alguien apoyó en un árbol que apenas sobrevivió el paso de María. No hay duda: queremos incorporarnos al esfuerzo colectivo. Es el mensaje urgente y para difundirlo y hacerlo realidad esperamos ansiosamente esa bendita señal que nos une.

Otras columnas de Ruth Merino

domingo, 23 de febrero de 2020

Un hombre optimista

Su racha de pesimismo pasó…Halló una nueva manera de apreciar su mundo: el canto de las aves, el murmullo del viento, relata Ruth Merino sobre un refugiado del sur que espera pronto volver a su hogar en Ponce

domingo, 9 de febrero de 2020

Jennifer es Jennifer

La respuesta de Jennifer López a los prejuicios en torno a las mujeres de 50 años es rotunda y convincente, dice Ruth Merino

domingo, 26 de enero de 2020

El poder corrompe

La solidaridad de los puertorriqueños atenuó el desamparo, pero ahora quienes nos gobiernan deben poner su casa en orden y unirse a ese pueblo generoso sin más dilación, dice Ruth Merino

domingo, 12 de enero de 2020

Lecciones de los terremotos

Es prioritario ayudar a los refugiados, pero igualmente importante es planear para el futuro utilizando las lecciones de hoy, escribe Ruth Merino

💬Ver 0 comentarios