Carlos Dalmau Ramírez

Tribuna Invitada

Por Carlos Dalmau Ramírez
💬 0

Una apología del comisionado Pesquera

El comisionado de Seguridad, Héctor Pesquera, parece tener pocos amigos en estos días.  Esto, de por sí, no nos dice mucho sobre su desempeño.  En un país tan ávido de encontrar chivos expiatorios y soluciones mágicas ante problemas complejos, no sorprende que se le quiera endilgar toda la culpa por la escalada de crímenes violentos.  “Que lo boten”, gritan las gradas.  He aquí el problema: Botar a Pesquera traería una catarsis momentánea, pero nada resolvería.

La narrativa de que sacando a Pesquera resolvemos, recuerda la práctica estalinista de que el líder y su plan, nunca fracasan.  Si algo sale mal es siempre culpa de algún funcionario malvado que traicionó la causa y hay que eliminarlo.  Sacado el funcionario, el problema en cuestión persiste pero, por supuesto, se maquilla y se esconde. 

El gobernador tiene mucha de la responsabilidad en este asunto, pero tiene el mérito de no haber comprado estas lógicas estalinistas y aun mantiene su apoyo a la gestión de Pesquera.  El gobernador parece reconocer que Pesquera está capacitado y que sustituirlo ahora no es la solución a la ola de violencia.   

Rosselló, sin embargo, no parece tener una idea clara de la profundidad del problema de violencia en Puerto Rico.  Su pública devoción a Bad Bunny, es un ejemplo de esto.  Me pregunto si al escuchar “Tú no vive así”, el gobernador creerá que eso de que “nos metemos en tu rancho, y en la cara te hacemos un hueco ancho” no tiene que ver con un disparo en la cara.  

Es cierto que Pesquera ha sido un torpe comunicador.  El daño a su imagen es, en gran parte, auto-infligido.  Pero por eso no se le debería descartar, si se le compara con tantos otros secretarios de este y otros gobierno.  Pesquera, a mi juicio, merecer un espacio para demostrar, con sus actos y con datos reales, por qué debe permanecer en su posición. 

Un primer paso indispensable es que diga la verdad, con respeto a lo que viven y sienten los puertorriqueños.  ¿Hay una crisis de seguridad?  Sí.  Una serie de matanzas, en lugares públicos y a todas horas del día, es muestra suficiente de la crisis.  La confianza del ciudadano está en ruinas.  La gente no cree que el Estado pueda protegerle. 

El comisionado debe evitar las evasivas y los juegos semánticos.   Mientras nuestras familias y comunidades viven en peligro, a todas horas, hay que decir las cosas como son.  Pesquera podría cambiar el juego a su favor, si decide poner todas las cartas sobre la mesa.  

Ojalá se quede Pesquera, para exigirle al gobernador un reenfoque total de la política pública anti-crimen.  Para dar la batalla por los recursos que necesitan las fuerzas de seguridad,  tanto las locales como las federales.  Para no permitir que lo conviertan en otro chivo expiatorio y luego nos vengan con el cuento de que, con su salida, todo se va a arreglar.   Aguante comisionado.  Puerto Rico lo necesita.  Pero tenga presente que el país espera más de usted.  Muchísimo más.

Otras columnas de Carlos Dalmau Ramírez

jueves, 6 de diciembre de 2018

Lin-Manuel, Hamilton y el saldo de Promesa

Carlos Dalmau Ramírez declara que la mayoría demócrata en la Cámara federal debe propiciar el despegue económico, el verdadero recorte de la deuda, poner en cintura a la Junta y encaminar su salida

sábado, 1 de diciembre de 2018

Despedir a Bush en tiempos de Trump

Carlos Dalmau reflexiona sobre la partida del presidente número 41 bajo el liderato del actual líder de Estados Unidos

💬Ver 0 comentarios