Neyra Toledo Osorio

Décimo Aniversario de Agenda Ciudadana

Por Neyra Toledo Osorio
💬 0

Una década de gestión por la democracia

La democracia no surge de manera espontánea. Hoy día conceptos como el diálogo, la deliberación, la concertación social, la colaboración, las competencias ciudadanas, el co-gobierno, la participación, la innovación, la transectorialidad, entre muchos otros, parecieran ser de uso común en muchos sectores de la sociedad.  No así hace 10 años.  Me parece que este ha sido uno de los mayores logros de la Agenda Ciudadana.  El impacto de este modelo ha permeado el discurso colectivo y ha calado en las prácticas de distintos sectores en nuestro país. 

No cabe duda que la acción ciudadana perspicaz, colaborativa y concertada es una necesidad urgente y un recurso imprescindible para enfrentar los retos que presenta la dramática crisis democrática, económica y social por la cual atraviesa nuestro Puerto Rico. Todavía hay mucho camino por recorrer y contamos con una masa crítica de ciudadanos y ciudadanas que apuestan al diálogo, la inclusión y la acción concertada y solidaria como elementos esenciales de una sociedad verdaderamente democrática para levantar a Puerto Rico. 

Llevar a cabo un amplio proceso de activación y movilización ciudadana transectorial supone la integración de diversas instancias de participación y capacitación que integran innovadores modelos teórico-prácticos para poner en función la democracia. De ahí a que Agenda Ciudadana evolucionara desde la voz individual de los foros civiles, a las mesas de diálogo transectorial, cumbres de rendición de cuentas, mesas de trabajo de la ciudadanía, proyectos de país y estrategias nacionales.  

Con mirada vanguardista e innovadora, la fundación invirtió en incrementar el capital social de Puerto Rico con la implementación del programa nacional de capacitación de líderes en competencias ciudadanas y metodologías de avanzada como el diálogo deliberativo, el diálogo sostenido y teoría U. Conocimientos utilizados y probados internacionalmente en su eficacia de generar profundas transformaciones sociales.  

Central a ese modelo fue la invitación a todos los sectores del país a pensar la política y verse a sí mismos desde la construcción de relaciones colaborativas en vez del escenario tradicional de la competencia por el poder basado en la coerción, el control y los intereses individualistas.  A ver la política pública del País como un proceso de intercambio de relaciones colaborativas dirigidas a crear el balance entre intereses para garantizar el bien común desde la propuesta, la oportunidad, y no desde la carencia.  

En el centro de este modelo se encuentra cada ciudadano y ciudadana dentro y fuera de la isla.   Te encuentras tú, querido lector, me encuentro yo desde la diáspora en Carolina del Norte y se encuentran las cientos de personas de cada grupo o sector que han participado en alguna etapa de este movimiento y las que continuarán participando en esta gran encomienda por la democracia en nuestro país.  Este movimiento, no sólo marca el comienzo de la fundación como institución, sino que comienza a implementar un nuevo modelo de activa participación ciudadana transectorial. Un ejército de soñadores… ¡Por la próxima década!

💬Ver 0 comentarios