Mayra Montero

Antes que llegue el lunes

Por Mayra Montero
💬 0

Una decisión-bombazo

Ya. Todo está dicho. La jueza Laura Taylor Swain ha tomado la palabra y aclarado el punto.

Por eso el gobernador se fue a Rusia. Creíamos que era que se había alejado por la debacle en Energía Eléctrica, pero no. Me imagino que ya sabía que se cuajaba un susto mayor.

Todos aquellos que esperaban por un fallo de “inconstitucionalidad”, deben leer con detenimiento el documento que generó la magistrada el viernes.

¿Qué es lo que viene ahora?

Veamos.

A lo largo de la historia, a lo largo de siglos, ha habido países que han decretado unilateralmente la soberanía. Puestos de acuerdo los representantes del pueblo —Ejecutivo, rama judicial y cámaras legislativas— formulan una declaración de independencia que es hasta cierto punto factible: desobedecen las órdenes y leyes de la metrópoli, y cortan drásticamente con los vínculos que los unen a ella. Esa drasticidad provoca una gran crisis, y lo hemos visto así en montones de instancias coloniales.

¿Qué es lo que no se puede hacer? Declarar unilateralmente la estadidad. Eso sí que es imposible.

Por eso llama tanto la atención que los sectores estadistas se lamenten de que todo lo que está pasando, pasa porque no somos un estado más de la nación americana. Tal vez tengan razón, pero, ¿de quién es la culpa? Eso no es algo que nadie pueda decidir, ni proclamar por su cuenta. ¿Quién puede proclamar la estadidad? Ni decenas de miles de personas golpeando las puertas del Capitolio (federal), pueden obligar a los congresistas a que incorporen una estrellita más en su bandera.

En otras palabras, te puedes ir cuando te dé la gana, forzando situaciones y broncas. Pero nunca obligarás al otro a que te reciba cariñosamente.

Digo esto porque, después de todo lo que se ha dicho desde La Fortaleza, y en otros sectores que han estado confundiendo al país, me pregunto cuál va a ser, de ahora en adelante, el discurso de, por ejemplo, el Senado de Puerto Rico. La autoridad sobre las finanzas de la isla, sobre las características del presupuesto, y sobre las normas que se implantarán para la operación del gobierno, radica en ese grupo de personas que no han dejado de trabajar en todos estos días.

¿Es que hay alguien que piense que no es demoledor para la percepción de una estructura seria de gobierno, el hecho de que el gobernador Ricardo Rosselló se vaya de paseo a Rusia, dejando a la isla al borde del abismo, y se gaste $26,000 en guardaespaldas? ¿Y los legisladores, dónde andan? En instantes críticos, no hay derecho a vacaciones, ni a paseos, ni a tranquilidad.

Yo creo que, en lo que concierne a Rosselló, tiró la toalla. Después de su encontronazo con el Senado, y el hecho de que se viniera abajo el acuerdo al que había llegado con la Junta, se dio cuenta de lo inevitable. Para lo que quedaba, se iba lejos. Visto desde esa perspectiva, puede que ya no tuviera ninguna esperanza de recuperar el control del gobierno.

Hay una decisión firme: los poderesplenarios del Congreso de los Estados Unidos, le han permitido crear una criatura como la Junta de Control Fiscal, que tiene características muy particulares, inmunes a los reclamos de constitucionalidad federal. Eso hace suponer que también será inmune a los reclamos de “usurpación” de poderes que ha hecho el gobierno, a través de la demanda radicada por Rosselló, y la Legislatura, a través de otra demanda que es una mera repetición.

El próximo 25 de julio se verá ese desenlace. Cada día se hace más difícil seguir mareando a la gente con un discurso donde la Junta de Control Fiscal viene a ser un organismo autónomo, creado por sí mismo, que se ha tomado libertades que nadie nunca le dio.

Una vez hasta escuché decir que en el Congreso nadie se enteraba de las “barbaridades” que pretendía la Junta, o de los intereses ocultos de algunos de sus miembros. Absurdo de toda absurdidad. ¿Cómo que no se enteran? Se enteran y requeteenteran. Y hasta trazan políticas específicas para que sean puestas en marcha como si se hubieran originado dentro del ente dirigido por Natalie Jaresko.

La ingenuidad es a veces pura negación.

La Junta es Estados Unidos. Es Washington. Es el Congreso. Es la Casa Blanca. Es el poder que rige un estado de cosas que unos prefieren y otros no, pero que, por ahora, ni tiene que contar con simpatías, ni le interesa el nivel de aprobación, ni le importan las encuestas, ni nada de nada. Están a otro nivel. Hay que empezar por entenderlo de una buena vez.

El desafío fundamental es este: o lo aceptas y buscas caminos inéditos para el futuro, o haces lo único que está en tus manos, los saltos unilaterales. El término medio se acabó. Y la jueza Taylor Swain, el viernes, tiró el primer bombazo. Falta ver que decide el 25.

La realidad puede pegar mucho más duro.

Otras columnas de Mayra Montero

domingo, 23 de septiembre de 2018

Secretos de la deuda

Mayra Montero argumenta sobre las 77 transacciones aprobadas por el BGF que provocaron que los contribuyentes de Puerto Rico terminaran pagando $1,100 millones de más a los bancos de Wall Street

domingo, 16 de septiembre de 2018

Yauco huele a café

La escritora Mayra Montero expone que el caso de Abel Nazario es la punta de un gran témpano a la deriva

domingo, 9 de septiembre de 2018

La UPR y el pie en el vacío

La escritora Mayra Montero argumenta sobre la encrucijada de la UPR ante el riesgo de perder la acreditación de la Middle States Commission on Higher Education

domingo, 26 de agosto de 2018

Insumisión y sacudida

La escritora Mayra Montero señala que la expectativa de los líderes legislativos es errada pues el gobierno federal no eliminará la Junta para devolverles la potestad de gobernarse a solas

💬Ver 0 comentarios