Michael Fernández Frey

Punto de vista

Por Michael Fernández Frey
💬 0

Una escuela en pie, pese a los terremotos

La mayoría de los planteles del sistema público permanecen cerrados por consecuencia de la combinación de los terremotos que iniciaron el 28 de diciembre de 2019 y la histórica falta de adaptaciones a sus diseños estructurales. La Escuela Rosalina C. Martínez de Amelia, Guaynabo, no es la excepción y permanece cerrada hasta nuevo aviso por haber sufrido daños estructurales. 

Según comunicaciones públicas recientes del Departamento de Educación, las escuelas que pasaron a la segunda fase de inspecciones, como la nuestra, probablemente no abrirán hasta marzo. Ante este panorama, nuestra comunidad escolar no se ha cruzado de brazos porque no pretendemos esperar dos meses más para reactivar su nuestra función educativa.   

Durante el cierre escolar temporero, es de suma importancia que nuestros estudiantes se mantengan activos intelectual, física y socioemocionalmente. Gracias al apoyo de la comunidad, el sector privado y filantrópico y a la labor realizada desde el 8 de enero de 2020 por nuestro personal docente y no-docente, hemos creado un programa emergente de educación informal por medio del cual le brindamos varios servicios a nuestros estudiantes.  

El ofrecimiento académico, que está abierto a todos los estudiantes cuyas escuelas permanecen cerradas, consiste en brindar módulos educativos creados por nuestros maestros. Los maestros los discuten con nuestros estudiantes para que los trabajen presencialmente o en sus hogares, según prefieran. Para promover la salud física se están ofreciendo actividades deportivas, además de actividades de arte, robótica y viajes de campo bajo un programa STEM. También realizamos actividades de desarrollo socioemocional preparados por nuestras trabajadoras sociales, consejeras, psicóloga y coordinadoras de proyectos comunitarios. 

Nuestros estudiantes también tienen la oportunidad de ofrecer labor voluntaria, ya que también activamos el programa de servicio a la comunidad para que los estudiantes puedan impactar sus propias comunidades. Además, se están proveyendo las terapias para nuestros estudiantes de educación especial.   

De lunes a jueves, de 8 a.m. a 12 m., hemos recibido a nuestros estudiantes con amor, empatía y entusiasmo. Desde que iniciamos el programa el 27 de enero, más del 60% de nuestra matricula total ha asistido diariamente al programa, aunque su plantel escolar permanece cerrado. Hemos realizado este programa desde una cancha de baloncesto municipal y en el estacionamiento de la escuela.

En fin, hemos montado una escuela sin la parte física, impulsados por nuestro espíritu de perseverancia y el compromiso con una causa que nos supera a todos: la de nuestra juventud y su rol protagónico en el presente y futuro de nuestro país. Esta crisis educativa requiere la asunción de responsabilidad, alianzas, liderazgo e innovación. Puerto Rico requiere y merece una coalición amplia e informal entre el sector público, privado y civil. No existe un manual sobre cómo hacerlo, pero hay que hacerlo por nuestros jóvenes y niños. Nos toca a todos asumir responsabilidad, decir presente y, por respeto a la dignidad humana de todos nuestros estudiantes, servirles todos los días sea dentro o fuera de un plantel.  

Nuestro esfuerzo voluntario de autogestión tiene como meta impulsar a nuestros estudiantes hacia delante, sin importar los contratiempos, retos u obstáculos. Educamos actuando en comunión, para que en el futuro, cuando les toque superar otra crisis nacional, sepan hacerlo con cría y decoro a nombre de valores universales que superan cualquier justificación política. Convocamos a otras comunidades escolares a hacer lo mismo, citamos al sector privado para que asuma un rol real y longitudinal y emplazamos al gobierno para que les sirva con apertura, transparencia y esmero.  

La Escuela con Causa Rosalina C. Martínez es una escuela pública-alianza de la comunidad, gratuita, no sectaria, e inclusiva que promueve el desarrollo humano de nuestros estudiantes y sus familias por medio de un ofrecimiento integral. La segunda escuela alianza de Puerto Rico y la única de conversión, sirve 297 estudiantes de 6to-12mo grado, de los cuales 92% es pobre y el 30% participa del programa de educación especial. La Rosalina es administrada por la organización sin fines de lucro Caras con Causa, entidad que ha servido a las comunidades aledañas a la escuela durante los últimos diez años con el propósito de estimular el desarrollo comunitario y erradicar la pobreza.  


Otras columnas de Michael Fernández Frey

💬Ver 0 comentarios