Anabelle Torres Colberg

Punto de vista

Por Anabelle Torres Colberg
💬 0

Una gobernante no tradicional

Puerto Rico parece experimentar un grado de normalidad luego del transcurso del primer mes de la gobernación de Wanda Vázquez. Esto no necesariamente implica progreso o transformaciones sociales de envergadura. Empero no deja de ser un elemento importante en sí mismo, representando este, el mayor acierto de la administración Vázquez.

Hay un aire distinto en La Fortaleza, una gobernadora madura, proyectando responsabilidad, sin apasionamientos político-partidistas. Percepción generalizada de un pueblo que parece sentirse conforme con la gestión de Vázquez como la primera ejecutiva del país… hasta el momento. Que no sea una candidata en el 2020 permite que cada persona, sin importar su ideología política, pueda darle una oportunidad a su gestión o, como mínimo, no invertir energía en fiscalizaciones politiqueras o personalistas.

Para algunos, otros de los aciertos de la gobernadora en términos de opinión pública han sido: declarar una mal llamada “alerta nacional” contra la violencia machista, despedir a la directora de Ciencias Forenses e intervenir en los acuerdos obrero-patronales de la UTIER con la AEE. Pero, aun cuando estas ejecutorias silenciaron momentáneamente las voces en las calles o en los medios, cabe preguntarse: ¿realmente se resolvieron esos problemas que aparentemente se procuraba remediar? O, por el contrario, ¿se habrá colocado en una posición peligrosa de ingobernabilidad?

Vázquez parece haber optado por el manejo descrito, no por convencimiento de su efectividad, sino por complacencia para con los opositores. Ahí estriba la herida que, a mi entender, se autoinfligió. El ejercicio de gobernar no debe estar supeditado a relaciones públicas o evitar cualquier tipo de crítica. Por ejemplo, despedir a la directora de Ciencias Forenses quizás era necesario, pero no lo determinante para evitar la acumulación de cadáveres o de “safe-kits” que es lo que verdaderamente indigna al pueblo. Máxime, cuando en ese mismo periodo no ha tomado determinaciones sobre Erik Rolón, de Corrección; José Ortiz en AEE; Maceira o Llerandi, entre otros, que debieron haber sido removidos hace tiempo de sus posiciones.

Si bien es cierto que hay un mejor ambiente político es porque cosméticamente Vázquez ha sido hábil en dar esa impresión, pero realmente no hay una rama ejecutiva distinta. Y no hay grandes historias de éxito que destacar este primer mes de la administración Vázquez, a excepción de lo que produzca la colaboración efectiva con la Junta de Supervisión Fiscal.

Por otra parte, la figura política de Wanda Vázquez tendrá un efecto catalítico en las elecciones 2020. Ha demostrado que la propia dinámica democrática posibilita modelos diferentes de políticos que pueden ser determinantes en ir cambiando la reiterada connotación negativa de los tradicionales. Donde el éxito de estos pueda estar vinculado a la calidad humana y/o profesionalismo que demuestren tener y no en intereses partidistas que representen. Ese será el gran reto de los partidos políticos, luego de un pueblo acostumbrarse por 15 meses a una gobernante no tradicional, donde sus decisiones, para bien o para mal, no estuvieron basadas en el color de la bandera.

Otras columnas de Anabelle Torres Colberg

domingo, 25 de agosto de 2019

El desafío de Zoé Laboy

¿Retórica o Acción en la Secretaría de la Gobernación? Esa es la interrogante que expone la licenciada Anabelle Torres Colberg tras la designación de Zoé Laboy a ese cargo

martes, 13 de agosto de 2019

El camino de Wanda Vázquez

Wanda Vázquez tiene la oportunidad de crecerse y llegar a ser una gran gobernante, si opta por el camino de la razonabilidad señala la licenciada Anabelle Torres Colberg

miércoles, 26 de junio de 2019

Exigen acción al gobernador … ¿y a Yulín?

La licenciada Anabelle Torres Colberg cuestiona la estrategia del PPD ante los serios cuestionamientos levantados contra el gobernador Ricardo Rosselló y su gobierno

💬Ver 0 comentarios