José R. Nadal Power

Tribuna Invitada

Por José R. Nadal Power
💬 0

Una nueva política alejada de la adicción al status

La política tradicional ha llegado a su fin. Y a eso no puede escapar el eterno y estéril debate sobre el estatus político de Puerto Rico, al que están adictos los partidos y muchos medios informativos. Es hora de una política y un debate post estatus que se enfoque en los retos inmediatos que enfrenta nuestro país, de pensar en las personas y no en ideologías o doctrinas. 

En todas partes del mundo se evidencia el descontento de los ciudadanos con gobiernos y dirigentes que no comprenden la necesidad de trascender los debates partidistas típicos entre las izquierdas y derechas políticas tradicionales. Hay que internalizar que la manera de presentar propuestas (y comunicarlas) sencillamente ha cambiado para siempre ante los avances de la tecnología, que permite mayor participación ciudadana en los debates de interés público y acceso a la información.

En Puerto Rico dicho malestar también es evidente. La mejor muestra es la pobre participación ciudadana en los últimos eventos electorales, incluyendo el último mal llamado plebiscito.  El malestar con la política se exacerba con la crisis económica que vive el país, ante la cual los políticos no han respondido como la gente sabiamente espera y exige.

Aun así, el debate en Puerto Rico parece estar estancado en décadas anteriores. Lo que en muchos países sería el tradicional y agotado debate entre izquierdas y derechas, en nuestra isla se manifiesta en el interminable debate sobre el futuro del estatus político. El caduco debate del estatus mantiene a muchos políticos entretenidos y entreteniendo, caminando circularmente hacia ninguna parte, mientras el país sufre una carencia de propuestas económicas concretas y realistas que ayuden a salir de una recesión de más de una década, agravada tras el paso de dos devastadores huracanes.

La economía de Puerto Rico necesita de inversiones masivas para poder crecer nuevamente. En el país no hay suficiente capital interno actualmente para lograr eso. Para alcanzar las metas económicas no podemos depender de una sola estrategia ni de un solo sector. Tienen que ocurrir varias cosas a la vez: inversión externa en grandes cantidades, enfocar muchos sectores en exportaciones de bienes y servicios, crear una verdadera economía del visitante, entre otros.  Las estrategias sobre cómo se logran esos objetivos es lo que tenemos que discutir. De eso se debe tratar el debate actual, ya que de ello depende todo lo demás, la estabilidad fiscal, las inversiones que hay que hacer en la educación y creación de oportunidades. 

En fin, tenemos que buscar una política nueva, un debate que trascienda las discusiones tradicionales partidistas que no nos llevan a ninguna parte. Hay que hablar de economía e innovación, ser pragmáticos. Cualquier discusión sobre estatus debe estar subordinada a la pregunta de qué necesita Puerto Rico para lograr sus objetivoseconómicos, no puede ser al revés.

Después de todo, sin crecimiento económico Puerto Rico no estará estructuralmente preparado para cambios relacionados al estatus. Construyamos un nuevo debate basado en lo que Puerto Rico necesita y no en lo que los adictos a los debates caducos necesitan. 

Otras columnas de José R. Nadal Power

💬Ver 0 comentarios