Lionel R. Orama Exclusa

Tribuna Invitada

Por Lionel R. Orama Exclusa
💬 0

Una red eléctrica infalible

A cuatro días de haber pasado el huracán María por territorio puertorriqueño, devastado todo el País incluyendo su sistema eléctrico, en Mayagüez energizó parte del pueblo.  Esa parte que tuvo energía incluyó dos hospitales, Perea y San Antonio, áreas de comercio, viviendas, el ayuntamiento y al Colegio.  Todo esto fue posible debido a que hace cerca de 17 años, después del paso del huracán Georges, se tomó la importante decisión de soterrar una parte del sistema eléctrico de Mayagüez, creando así una micro red o mini red.

Si recuerdo bien, la administración municipal y el gobierno estatal planificaron y la AEE comenzó los trabajos.  En ese momento no era común el termino micro red, sin embargo, eso fue lo que crearon usando líneas a 38,000 voltios, en un lazo que interconecta las turbinas de gas de la AEE en el puerto, con cargas del Colegio y del pueblo.  La idea era que si el área oeste quedaba devastada en otro desastre como en el que ocurrió con Georges hubiera un sistema de energía que pudiera usarse durante la emergencia.  Tampoco se escuchaba tano la palabra resiliencia, pero esto era lo que se buscaba, un sistema que pudiera recuperarse rápido para el beneficio de la ciudad y de pueblos vecinos.

La micro red de Mayagüez no solo permitió comenzar los trabajos de recuperación en la zona del oeste.  A las tres semanas de haber pasado el huracán, la AEE logró levantar líneas de transmisión entre la central de Costa Sur en Guayanilla y el centro de transmisión de Mayagüez.  Con esas líneas en pie, las turbinas de gas en el puerto dieron el apoyo necesario para que los generadores de Costa Sur pudieran entrar al sistema.  Así también permitió extender el servicio al centro médico, la clínica de veteranos y el acueducto.

Reflexionando sobre lo ocurrido con el sistema eléctrico de Puerto Rico y la experiencia de esta micro red de Mayagüez nace el imperativo de movernos a un sistema en donde las micro redes no sean la excepción, es decir, que el sistema esté compuesto por micro redes interconectadas.  En este caso, la micro red fue energizada por fósiles a nivel de voltaje alto.  Sin embargo, se pueden crear micro redes más pequeñas a voltaje bajo en distribución, lo que permitirá que las comunidades gocen del mismo nivel de resiliencia que la de Mayagüez permitió en partes del área oeste.  Estas micro redes de distribución deben crearse con fuentes renovables y usando métodos de almacenamiento de energía para proveer un sistema limpio y sostenible, que no dependa de vaivenes en el costo de combustibles extranjeros, y que a la vez apoye la red del país aumentando la resiliencia en general.

Como en aquella ocasión donde se decidió en el oeste que para el próximo desastre era necesario contar con un sistema de energía para la emergencia, hoy debemos tomar la decisión de replicar el ejemplo, con tecnología moderna y renovable.  Ese es el sistema de energía al que debemos aspirar.

Otras columnas de Lionel R. Orama Exclusa

martes, 7 de agosto de 2018

¿Para qué se investiga a la AEE?

El profesor Lionel Orama expone que asuntos clave sobre la AEE y las necesidades energéticas en la isla planteados en la Comisión de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes del Congreso son harto conocidos y cuestiona la indagación del organismo federal.

💬Ver 0 comentarios