Luis G. Rivera Marín

Tribuna invitada

Por Luis G. Rivera Marín
💬 0

Una reparación histórica

Una vez más y como es compromiso de esta Administración, Puerto Rico, en el liderazgo del gobernador Ricardo Rosselló, comienza a reparar una debilidad crónica histórica: El servicio de energía eléctrico.

Nuestro territorio tiene un sistema que viene arrastrando deficiencias de años; un sistema obsoleto, con serias fallas de generación y distribución, con falta de mantenimiento, y con dependencia del petróleo; lo que lo hace más caro, contaminante y poco confiable.  

El mundo entero busca eficacia y sostenibilidad en el campo energético. ¿Por qué Puerto Rico iba a quedarse de brazos cruzados?  Todos los organismos internacionales de jerarquía están enfocados en esta transformación energética, la cual es primordial en el mundo que vivimos y en la planificación del futuro del planeta.

Rachel Kyte, directora general de la iniciativa y representante especial del secretario general de las Naciones Unidas, dijo: “Al mundo le urge lograr la transición a la energía limpia, proceso que permitirá suministrar servicios de energía a todos, crear empleo, garantizar la atención de salud y la educación, y posibilitar el crecimiento de las economías. Un elemento clave para esa transición es el aumento del uso de energía de fuentes renovables”.

Debemos lograr un proceso que permita suministrar energía a todos, posibilitando la creación de empleos y el crecimiento económico.

“Energía moderna, asequible y segura” son las premisas expresadas por el director superior y jefe de Prácticas Mundiales de Energía e Industrias Extractivas del Banco Mundial, Riccardo Puliti. Esta energía “MAS” (Moderna, Asequible y Segura), es vital para los hogares, para las economías regionales, para los comerciantes, para los sectores de las pequeñas y medianas empresas, para las grandes corporaciones, en fin, para todos los involucrados en el desarrollo de Puerto Rico. Las palabras del gobernador Rosselló del 22 de enero, marcan un antes y un después.

Esta reparación energética es una reparación histórica.

Con su permiso, por un momento seré auto referencial, así me expresaba en una columna publicada por El Nuevo Día el 23 de Mayo 2014… “ Y es que explorar la generación de energía por entes privados, es una alternativa lógica y positiva, para una industria que, aun cuando una sola corporación domina el 100% del mercado, se encuentra al borde del colapso”…

“Necesitamos una transformación integral de nuestro sistema. Acabar con un régimen monopolizado e incentivar la competitividad, deber ser el norte para alcanzar la verdadera reforma que nos dirija hacia una diversificación de fuentes de energía renovable, y que nos comprometa a mejorar la calidad de vida, de todos los puertorriqueños sin distinción de partido ni ideología. Puerto Rico no aguanta más. Es hora de diseñary ejecutar un plan que estimule la inversión y se desligue de errores del pasado. Una reforma es posible. ¡Exígela”!

Así terminaba mi columna. Palabras vigentes con la determinación de nuestro gobernador, quien comprendió mejor que nadie, cómo debe planificarse y  proyectarse un Puerto Rico de vanguardia,  pujante y eficiente.

Este es el Puerto Rico, que con más fuerza que nunca, afianza su presente y construye un próspero futuro.

Otras columnas de Luis G. Rivera Marín

sábado, 18 de agosto de 2018

Nuevos horizontes para Puerto Rico

El secretario del Departamento de Estado, Luis G. Rivera Marín, resume las gestiones realizadas junto al gobernador y algunos miembros del gabinete durante su reciente viaje a Colombia

💬Ver 0 comentarios