Josué González Aldarondo

Tribuna Invitada

Por Josué González Aldarondo
💬 0

Una ruta de gobernanza colaborativa

El modelo tradicional de administración pública, desarrollado a principios del siglo pasado, suponía que el gobierno, de manera centralizada y jerárquica, podía por sí solo resolver los problemas de la sociedad. Sin embargo, los cambios sociales, económicos, y tecnológicos surgidos desde la década de 1970 desembocaron en que ese modelo se volviera obsoleto, con gobiernos lentos e ineficientes. Aunque se han tomado medidas para transformar el aparato gubernamental, todavía el mismo sigue siendo, en gran medida, burocrático y centralizado. Por tal razón, hace años se percibe un descontento generalizado con las instituciones gubernamentales, esto es lo que se conoce como una crisis de gobernabilidad.

La receta para superar la crisis no es un enigma. El gobierno tiene que prestar servicios públicos de calidad, de manera más eficiente y eficaz. Pero, para lograrlo necesita la colaboración de una red de múltiples actores como las organizaciones sin fines de lucro, las comunidades, la academia y la empresa privada, entre otros. Por tal razón, se ha propuesto un nuevo modelo de administración pública conocido como gobernanza colaborativa. En este modelo se sustituye a un gobierno centralizado y jerárquico, que se creía todopoderoso, por uno dinámico que integra a los demás sectores de la sociedad como participantes activos que colaboran con este en el desarrollo e implementación de soluciones innovadoras a los problemas sociales y en la prestación de servicios públicos. Así, el gobierno delega la responsabilidad de la prestación de muchos de los servicios públicos a entidades no gubernamentales y se encarga de supervisar el desempeño de estas.

Una de lasmaneras de materializar la gobernanza colaborativa es mediante lo que conocemos como las Alianzas Público Privadas o APP, ya que permiten a empresas privadas financiar y operar servicios e infraestructura que tradicionalmente están en manos del gobierno. Las APP se establecen en virtud de un contrato a largo plazo, típicamente entre 20 y 50 años. Mediante este contrato, una entidad gubernamental se asocia con una empresa privada para que esta realice, de conformidad con unos estándares de desempeño específicos, alguna combinación de varias de las siguientes funciones: diseñar, financiar, construir, operar o dar mantenimiento a instalaciones públicas.

Las APP, como modalidad de la gobernanza colaborativa, pueden contribuir sustancialmente a superar la crisis de gobernabilidad. En primer lugar, el proceso de licitación transparente y competitivo que se lleva a cabo para establecer una APP permite al gobierno seleccionar la entidad privada más capacitada para realizar la función pública que se quiere delegar. Dicha entidad privada deberá ser la que tenga mayor solidez financiera y el mayor peritaje técnico en la industria. Esto se traducirá en servicios más eficientes y de mejor calidad. En segundo lugar, tal como señaláramos, loscontratos de APP contienen estándares de desempeño con los que tiene que cumplir el contratante privado. Toda vez que el incumplimiento con dichos estándares conllevará la cancelación del contrato de APP, el contratante privado se ve obligado a proveer a la ciudadanía servicios de buena calidad. El mejoramiento en la calidad de los servicios públicos que se proveen mediante APP aumentará la satisfacción del pueblo con las instituciones de gobierno.

En Puerto Rico tenemos vigentes dos APP, la concesión de la PR-22 y la PR-5 con Metropistas, establecida en el 2011, y el arrendamiento del Aeropuerto Luis Muñoz Marín con Aerostar, establecida en el 2012. Hasta el momento, ambos contratantes se han destacado por la buena calidad de los servicios que proveen al ciudadno. La diferencia entre transitar por la PR-22, administrada por Metropistas, y la PR-52, administrada por la Autoridad de Carreteras es fácilmente constatable.

Es indispensable que se establezcan más APP, que permitan que más actores del sector privado colaboren con el gobierno en la prestación de servicios públicos. Más aún en la coyuntura del Puerto Rico pos huracán María.

Las APP son una herramienta de gran valor para la administración pública. En la medida en que el gobierno y el sector privado trabajen en alianza con un mismo fin, lograremos mejorar la calidad de vida para los puertorriqueños.

💬Ver 0 comentarios