Irene Garzón Fernández

DE PRIMERA MANO

Por Irene Garzón Fernández
💬 0

Un bienvenido cambio de visión en el gobierno

Al gobernador Ricardo Rosselló Nevares le tomó un año y medio mover fichas clave en su administración, luego de prestar oídos sordos a señalamientos continuos, dentro y fuera de su Partido Nuevo Progresista, sobre la inexperiencia de algunos de sus colaboradores más allegados.

Al parecer, finalmente el mandatario puso oído en tierra y reconoció la necesidad de hacer cambios importantes en su equipo para hacerle frente con mayor eficacia a asuntos tan neurálgicos como la crisis fiscal, máxime cuando el país sufre desde hace casi un año las consecuencias del devastador huracán María.

Es necesario y prudente para un gobierno sensato combinar la experiencia de veteranos con la sangre joven y el ímpetu de los novatos, ya que solo así se pueden tener más probabilidades de sacar adelante la agenda programática que se le presentó al electorado.

Las críticas a Rosselló Nevares se centraban en muchos casos en que el suyo era un “gobierno de millennials”, en alusión a los jóvenes que, en su gran mayoría, quieren contribuir a mejorar el país.

Pero lo cierto es que un gobierno requiere asentarse sobre pilares con experiencia en administración pública, especialmente en estos tiempos post María en que, además, vivimos bajo la batuta de la Junta de Supervisión Fiscal.

Si nos remontamos a décadas pasadas, cuando Rafael Hernández Colón se convirtió en presidente del Senado un cuatrienio antes de ser elegido como el gobernador más joven que había tenido Puerto Rico al menos desde la creación del Estado Libre Asociado en 1952, reclutó a veteranos, tanto funcionarios como políticos, para trabajar mano a mano con el grupo de colaboradores jóvenes con los que eventualmente llegó a La Fortaleza con apenas 36 años de edad.

En el Senado, Hernández Colón pudo ganarse a excolaboradores de Luis Muñoz Marín y Roberto Sánchez Vilella, como Leonel Fernández Méndez y Ernesto Carrasquillo, quienes se convirtieron en estrechos colaboradores suyos durante el cuatrienio previo a su ascenso a la gobernación.

Otros gobernadores, de ambos partidos e incluyendo al padre del actual gobernador, Pedro Rosselló, han tenido la misma visión de combinar experiencia y juventud como fórmula para buscar soluciones a los problemas del país.

Algunos han ido más allá y han reclutado fuera de las filas de su propio partido, como fue el caso del fenecido general Fernando Chardón, quien se desempeñó como secretario de Estado durante la gobernación de Luis A. Ferré y posteriormente como ayudante general de la Guardia Nacional bajo Hernández Colón.

Ha sido refrescante la selección del hasta ahora secretario de Hacienda, Raúl Maldonado Gautier, como secretario de la Gobernación, un cargo que estaba vacante desde la renuncia hace unos meses de William Villafañe a causa del escándalo del “chat” electoral. A Maldonado lo sustituye en Hacienda otra veterana, Teresita Fuentes, quien fue subsecretaria de esa agencia durante el mandato de Rosselló, padre.

Para mayor acierto, Maldonado retendrá sus funciones como principal oficial financiero del gobierno, un cargo en el que ha logrado ganarse el respeto de los integrantes de la Junta Fiscal aún en momentos en los que el gobierno y el organismo federal han chocado.

Estas y otras movidas hechas esta semana por el gobernador no garantizan de por sí mejores resultados en la gestión gubernamental, pero ciertamente auguran nuevos rumbos o, cuando menos, ajustes en la escarpada ruta de la gobernanza de un Puerto Rico que ya enfrentaba una crisis antes de María y ahora debe lidiar con las secuelas del peor ciclón de nuestra historia.

Otras columnas de Irene Garzón Fernández

miércoles, 6 de febrero de 2019

Hacienda: la apariencia de honestidad

La periodista Irene Garzón Fernández declara que las relaciones contractuales entre el gobierno y OPG Technologies deben ser analizadas a profundidad por las autoridades correspondientes

jueves, 31 de enero de 2019

La compasión según Teresita

La periodista Irene Garzón analiza la renuncia de Teresita Fuentes como secretaria de Hacienda y opina que el gobernador Ricardo Rosselló Nevares le dio la espalda a la CPA

viernes, 25 de enero de 2019

No más excusas al despilfarro en la CEE

La periodista Irene Garzón expone la necesidad de frenar el alto gasto de fondos públicos en la Comisión Estatal de Elecciones, pero estima que para el paso de austeridad será necesario más que un llamado de la Junta de Supervisión Fiscal

viernes, 18 de enero de 2019

WIPR: una culpa compartida

La periodista Irene Garzón Fernández señala que cualquier partido en el poder ve en WIPR un negocio perdidoso que no vale la pena sostener para algo más que servirse para sus propios propósitos

💬Ver 0 comentarios