Pedro A. Gelabert

Punto de vista

Por Pedro A. Gelabert
💬 0

Un Día del Planeta Tierra como ningún otro

El disgusto del público con la contaminación ambiental trajo consigo una concentración de personas el 22 de abril de 1970, sin precedentes en la historia mundial, quienes marcharon exigiendo acción gubernamental contra la contaminación ambiental en varias ciudades de Estados Unidos y su capital, Washington, D. C. Dicha fecha es anualmente conocida como el Día del Planeta Tierra.  

El Día del Planeta Tierra fue promovido por el honorable Gaylord Nelson (1948-1980), senador de Wisconsin, electo al Congreso de los Estados Unidos de América. A él se le ocurrió organizar una manifestación ambiental nacional similar a las demostraciones contra la Guerra de Vietnam. Propuso esta actividad en un discurso en la ciudad de Seattle, Washington, en septiembre de 1969 para dedicarle un día al año. La idea se expandió a través de todos los estados de la nación como si fuera el avance de una mecha de pólvora encendida. 

La demostración produjo una concentración estimada en 20 millones personas en la nación. Más de 20,000 personas se reunieron en Washington, D. C., como 10,000 personas en la Quinta Avenida de la ciudad de Nueva York y hubo además demostraciones de menor tamaño a través de las ciudades de la nación, incluyendo a San Juan, Puerto Rico.

La gran manifestación del Día del Planeta Tierra provocó que el Congreso de los Estados Unidos de América adoptara una serie de leyes ambientales para establecer la ética ambiental que debía regir la sociedad, tales como las leyes de agua y aire limpios, y la conservación de especies en peligro de extinción. A Nelson se le reconoce mundialmente como el padre fundador de la comunidad ambiental moderna.

Se decretó en varios países del mundo la celebración del Día Mundial de la Tierra, gracias a las manifestaciones por un ambiente sustentable y saludable para todos en el planeta. Como consecuencia de aquella manifestación original, se crearon la Junta de Calidad Ambiental de Puerto Rico y la Agencia Federal de Protección Ambiental. Esta celebración mundial busca crear consciencia colectiva sobre la conservación de los recursos naturales y la problemática ambiental, energética, económica y social de nuestra presente y futuras generaciones.

Con el Día del Planeta Tierra del 22 de abril de 2020, arribó su 50 aniversario, pero bajo unas condiciones mundiales sin precedentes históricos debido a la pandemia del coronavirus. Este año tenemos que celebrar el aniversario bajo restricciones extremas contra la concentración de gente. La congregación original de la manifestación ambiental más extensa del mundo hoy se convierte en una manifestación distante a través de medios electrónicos sociales para promover el compromiso y asumir nuevas iniciativas de sostenibilidad para la humanidad. Hemos acordado luchar en contra de esta mortal enfermedad manteniéndonos físicamente aislados, pero espiritualmente unidos a un nuevo trato de cooperación para contrarrestar los males de la pandemia que asecha al mundo. 

Hoy, más que nunca, necesitamos el Día del Planeta Tierra y la colaboración humana para que, mediante la ciencia médica, la sanidad y la voluntad colectiva e individual, logremos imponernos a este maligno episodio. 

El Día del Planeta Tierra es un recordatorio de que nuestro planeta necesita que todos estemos comprometidos con la causa y contribuyamos a avanzar en la trayectoria correcta, aun cuando estamos pasando por cuatro etapas biológicas de aparición, epidemia, pandemia y erradicación, pero contando con los procesos naturales de hibernación, estivación, transdiferenciación y adaptación. Este aniversario tenemos la oportunidad de impulsar la causa y mostrarle a nuestra comunidad que necesitamos nuevas acciones encaminadas a luchar contra la pandemia.

Otras columnas de Pedro A. Gelabert

💬Ver 0 comentarios