Ruth Merino

Buscapié

Por Ruth Merino
💬 0

Un hombre optimista

Confiesa que sintió un tremendo susto cuando se despertó repentinamente esa madrugada del 7 de enero sin entender lo que estaba pasando, a pesar de los temblores que se habían registrado en el sur desde el 28 de diciembre.

En estos días, semanas después del terremoto, permanece todavía en un refugio. Es un hombre muy delgado, en silla de ruedas, con gafas que ocultan sus ojos ya apagados para siempre por la infección que sufrió hace cuatro años.

La ceguera, admite, lo convirtió en un rebelde y en un amargado. Pensó en quitarse la vida porque sentía que ya todo había acabado para él.

“Siempre me ha gustado la naturaleza, ver las aves, los árboles, todo tan hermoso…”, afirma.

Pero la racha de pesimismo e infelicidad pasó. Descubrió que seguía siendo el “caripela’o” de siempre. Y halló una nueva manera de apreciar su mundo: el canto de las aves, el murmullo del viento, la música y, muy importante, las voces de amigos, parientes, vecinos y hasta desconocidos…

Le encanta conversar y no padece de timidez alguna. “Me gusta hacer chistes y que se rían de las cosas que digo y así he sido siempre… igual que mi pai y un tío mío. Y a la gente le gusta acercarse a mí por eso”.

Para él lo más importante es el optimismo. “Hay que tener fe, ser positivo, la vida trae muchas cosas buenas”, exclama.

Practicó deportes y trabajó en construcción toda su vida. Hoy su salud es frágil, pero su ánimo está firme.

Pronto, cuando pueda, regresará a la casa que comparte con su hermana en su barrio ponceño. Allí lo esperan un árbol de aguacate y una palmera que da unos cocos a los cuales hay que tenerles miedo por lo grandes que son.

Y lo esperan también el zumbido de las abejas, la brisa del atardecer y, por supuesto, las voces de sus visitantes, de esos a quienes les gustan sus ocurrencias y disfrutan de su buen ánimo.


Otras columnas de Ruth Merino

domingo, 24 de mayo de 2020

El sueño

Ruth Merino relata su afán por obtener hidroxicloroquina para detener un posible contagio de coronavirus, y su decepción ante la negativa del farmacéutico

domingo, 10 de mayo de 2020

Necesitamos transparencia real

Lo que está ocurriendo ahora, en medio de la pandemia, provee algunas pistas que aclaran el panorama en torno a las leyes que impiden la transparencia gubernamental, escribe Ruth Merino

domingo, 26 de abril de 2020

Lección de la pandemia

Si la Madre Tierra pudiera hablar, diría que por favor sigamos refugiados en nuestros hogares, escribe Ruth Merino

domingo, 12 de abril de 2020

Equilibrio y solidaridad en la pandemia

La pandemia pasará, pero no serán olvidadas las lecciones aprendidas durante estos días en que la solidaridad ha surgido como un bien social indispensable, escribe Ruth Merino

💬Ver 0 comentarios