Francisco García

Tribuna Invitada

Por Francisco García
💬 0

Unidad de propósito por la reconstrucción de Puerto Rico

Nadie puede negar que el sector de la manufactura ha contribuido significativamente a la transformación de Puerto Rico con la creación de miles de empleos y contribuciones fiscales.  A través de los años, movimientos y cambios en las leyes contributivas que atraen y mantienen estas Industrias Multinacionales en la isla han afectado su debido crecimiento y estabilidad. Se perdieron los incentivos federales de las 936 porque algunos políticos no entendieron el impacto y la consecuencia de su pérdida. En el 1994-95 fui partícipe, como VP de la Junta de Directores y Gerente General de Pall Biomedical, de varios viajes que hizo la Asociación de Industriales a Washington para resaltar la importancia de los incentivos para la economía y el desarrollo de la isla. En aquel momento no hubo unidad de propósito frente a este reto enorme. Divididos, perdimos la mejor herramienta de desarrollo económico que teníamos.  Las consecuencias de la eliminación de esos incentivos, la estamos viviendo en una economía detenida.

Las empresas con capacidad de trabajar en un ambiente multinacional donde las ganancias las podría mantener y usar fuera de los Estados Unidos, se movieron a ser corporaciones foráneas. Foráneas para efectos del sistema contributivo federal, pero proveyendo empleos a ciudadanos americanos en la isla. Pero, más allá de solamente proveer empleos y contribuir al fisco de Puerto Rico, el sector de la manufactura ha contribuido al desarrollo y capacitación de los empleados. Capacitación en desarrollar líderes en todos los niveles con herramientas de trabajo en equipo, asertividad, comunicación efectiva, mejoramiento de calidad, resolución de problemas, etc. La lista es enorme. Esa capacitación los empleados las usan en sus comunidades, interacciones familiares, escuelas, iglesias; en fin, en toda la sociedad puertorriqueña.  También hemos desarrollado gerentes y técnicos que hoy en día son responsables de dirigir operaciones de manufactura en todas partes del mundo.

¿Por qué entonces la Manufactura no es tratada como una de las joyas de la corona? ¿Por qué no es una parte esencial de todos los planes económicos y estratégicos? ¿Por qué elementos críticos como los permisos que da la Junta de Calidad Ambiental se tardan tanto tiempo? Esta tardanza afecta la transferencia de líneas y productos nuevos y la reducción de costos tan importante para mantenerse competitivo. ¿Cuándo se le meterá mano a la burocracia gubernamental que impide que se den fechas claras para el comienzo de operaciones y se tardan años en dar un permiso? Puerto Rico ha perdido muchas oportunidades de productos nuevos por no poder dar una fecha precisa de los permisos. ¿Qué falta para que los ciudadanos de Puerto Rico entiendan que este sector se debe proteger como la espina dorsal de la economía?

En Washington, con la reforma contributiva federal, nuevamente se pone en peligro las empresas multinacionales con operaciones en la isla.  La Asociación deIndustriales está presente buscando defender los mejores intereses de Puerto Rico. Estamos buscado el consenso, en estos días donde la conferencia entre Cámara Federal y el Senado se buscará enmendar los proyectos, se estará definiendo el futuro económico de la Isla. Unamos nuestro empeño y defendamos nuestra Industria de la Manufactura juntos. 

💬Ver 0 comentarios