Héctor A. Ríos Maury

Tribuna Invitada

Por Héctor A. Ríos Maury
💬 0

Universidad: innovar o morir

Transitar desde un modelo burocrático y estatista, como el que caracteriza a nuestra querida Universidad de Puerto Rico, hacia uno de mayor autosufiencia y competitividad, en medio de la crisis fiscal del territorio y teniendo como telón de fondo la Ley Promesa, es una tarea compleja. En el Recinto de Humacao (UPRH) la hemos asumido con la fuerza que brota de la unidad de propósito, en medio de una amplia diversidad universitaria.

El pasado año académico 2017-2018 trazamos la ruta. Mejoramos nuestro cumplimiento ante las entidades acreditadoras, en especial la Middle State Commission on Higher Education (MSCHE). Restablecimos ante el Departamento de Educación federal el acceso de miles de nuestros alumnos a las tan necesarias ayudas federales a las que tienen derecho. Además, en un plazo de 11 meses (agosto 2017 a junio 2018) celebramos dos inolvidables graduaciones, la segunda, el pasado 29 de junio con 544 resilientes graduandos que triunfaron, venciendo la más retante adversidad.

El nuestro fue el campus más devastado por María. Lo levantamos con la energía de toda nuestra comunidad, salvando los estudios y la esperanza de nuestros alumnos y empleados. Lo hicimos con alrededor de siete millones de dólares menos que el presupuesto del año académico 2016-2017. Aun así logramos alrededor de un millón en ahorros, que en la actualidad utilizamos para la rehabilitación del campus ante la lentitud del pago de los reclamos a la aseguradora y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA).

A pesar de la reducción presupuestaria pagamos a nuestros incomparables empleados de Recursos Físicos miles de dólares en horas extras pendientes desde 2016. Diligenciamos decenas de reclasificaciones a nuestros extraordinarios empleados no docentes y se pagaron los ascensos a nuestra estupenda facultad, también detenidos desde el año 2016-2017. En el plano estudiantil, reabrimos el hermoso Centro de Estudiantes del campus, cerrado por más de cinco años y cuya construcción estaba severamente demorada.

Este semestre seguimos sin parar. Reabrimos el Teatro y el Complejo Deportivo. En marzo próximo reabriremos el Edificio Anexo Casa Roig y finalizarán los trabajos en nuestra Biblioteca, que para entonces reabrirá todas sus colecciones. También reabriremos para esas fechas el emblemático Observatorio de Física y Astronomía, otra instalación cerrada por años y cuyo Domo ya compramos. Además, comenzaremos la construcción del primer complejo de edificios para alojamientos de la historia de la UPRH, para lo cual recibiremos $10.3 millones del Departamento de Educación de Estados Unidos, ante quien este semestre ganamos una propuesta.

En el ámbito académico, corazón del quehacer universitario, en la actualidad desarrollamos varios proyectos que añaden valor a nuestras competencias. También lo hacemos en las dimensiones de coordinación gubernamental y comunitaria.

Innovar omorir. Vencer transideológica y emprendedoramente el pesimismo y el inmovilismo. Continuaremos consolidando la UPRH como un epicentro multisectorial en la región centro oriental de nuestra patria, principalmente por medio de alianzas con: el consorcio/empresarial/gubernamental/municipal, ALDLSureste (Área Local de Desarrollo Laboral Sureste), la Iniciativa Tecnológica Centro Oriental (INTECO) y la Fundación Agenda Ciudadana. Además, en ánimo de empresarismo innovador, inauguramos en octubre pasado dos nuevas empresas para generar servicios e ingresos: Búhos Café y Búhos Recuerdos y Libros. También diligenciamos la grabación y venta de un disco de nuestro magnífico coro, su primer trabajo discográfico desde 1998.

El próximo semestre seguiremos en esa dirección. Entre otros proyectos, iniciaremos una embotelladora de agua, relanzaremos nuestra imprenta como una empresa de calidad mundial, estableceremos nuevos convenios internacionales e insertaremos el Recinto en el innovador programa de filantropía que ha traído a la UPR su señor presidente, Dr. Jorge Haddock. Ante un reto gigantesco, un esfuerzo quijotesco.

Otras columnas de Héctor A. Ríos Maury

💬Ver 0 comentarios