Emilio Pantojas García

Tribuna Invitada

Por Emilio Pantojas García
💬 0

Universitarios cavando su propia tumba

 Ayer en asamblea debidamente constituida, cerca de un 15 por ciento del estudiantado votó por abrir los portones del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (llamado por muchos/as la IUPI). Para abrirlos, no obstante, la Junta de Gobierno de la institución deberá aprobar nuevos acuerdos logrados en un comité negociador multisectorial que ahora no cuenta con el apoyo de la Hermandad de Empleados Exentos no Docentes, ni de la mayoría de los profesores. Otro pequeño detalle que no toma en cuenta esta resolución es que la Junta de Gobierno de la UPR no está operante, pues no cuenta con el mínimo de miembros (8) para lograr el quorum. Tampoco hay una presidenta en funciones en la institución, ni una rectora en funciones en el Recinto de Río Piedras.

Pero el que la UPR esté “acéfala” no es un problema de envergadura para estos genios de la lógica política. Para estos estudiantes, que componen una “mayoría minoritaria” (valga el oxímoron), el problema se supera expeditando el proceso de confirmación de los dos nuevos miembros de la Junta de Gobierno nombrados por el Gobernador para sustituir a los renunciantes. El pequeño detalle que hace fallida esta lógica es que los nuevos miembros deben ser aprobados por el Senado de Puerto Rico. El presidente del Senado, que ha llamado vándalos y vagos a los estudiantes huelguistas, reiteró que no expeditará el proceso de aprobación de los nuevos miembros. Seguiremos acéfalos y cerrados por varias semanas.

La lógica del desastre continúa en su espiral descendente. La consigna de 11 recintos una UPR debería ser enmendada para reflejar la realidad, 11 recintos una UPR, seis abiertos y cinco cerrados. Sí, porque con la declaración de apertura del Recinto de Ponce son seis los recintos que abren los portones, aunque se solidarizan con la huelga.

Asimismo, aunque el segundo borrador de preacuerdos rechaza el aumento en la matrícula ajustada propuesto por la administración, propone que se mantenga el “ajuste” (aumento) escalonado de matrícula de 4 por ciento anual en efecto desde 2016. Ni lo uno ni lo otro sino todo lo contrario, cero aumento, pero sí ajuste escalonado. En la propuesta original los estudiantes de menos ingresos tendrían cero aumento y los demás un aumento de más de 100 por ciento, pero lo justo es un pequeño aumento para todos, pobres y ricos. (¿?)

Listo, abramos la universidad, la bola está en la cancha del amigable y pro universitario Presidente del Senado, la inoperante Junta de Gobierno y el comité negociador que ya no cuenta con el aval de los empleados no docentes y que nunca contó con el aval ni la presencia de la mayoría de los profesores; quienes votaron en asamblea de claustro el 27 de marzo (con quorum de 50 por ciento) por mantener abiertos los protones para hacer un congreso multisectorial que presentara acuerdos de TODA la comunidad universitaria.

Cuando Karl Marx dijo que el capitalismo creaba sus propios sepultureros, jamás imagino que los sepultureros del capitalismo cavaran también su propia tumba.  Pero la lógica de los universitarios postmodernos no es la de Marx. La dialéctica no es el fuerte de estos líderes universitarios, aquí la lógica es: diálogo y más diálogo, hasta que se haga lo que ellos quieren que se haga, aunque en el proceso destruyan el espacio que dicen defender.

Otras columnas de Emilio Pantojas García

sábado, 30 de junio de 2018

Asolados y desolados

El profesor Emilio Pantojas expone que los más vulnerables son realmente ciudadanos desamparados, abandonados a su suerte por el gobierno y los “contratistas” del gobierno.

💬Ver 0 comentarios