Karlo Malavé Llamas

Punto de vista

Por Karlo Malavé Llamas
💬 0

Un lobo llamado sindemia

El fabulista griego Aesopus, nacido en el siglo VII antes de la era común (a.E.C.), nos comparte un apólogo titulado El pastor mentiroso. Aunque la parábola de la historia es valorar la verdad, el relato cuenta con doble moraleja. La primera, ya expresada y la segunda que la visita del lobo es inevitable, pero se puede augurar y con esto, nos podemos preparar.

Durante la pandemia del COVID-19, el lobo que atisbamos es la inequidad con la que vivimos en la isla, si hablamos de determinantes sociales de la salud (DSS). Algunas estadísticas evidencian la marcada diferencia existente entre Puerto Rico y Estados Unidos, si evaluamos los DSS de ambos países. La tasa de desempleo en Puerto Rico (enero-2020) es de 8.9% mientras que en Estados Unidos (marzo-2020) es de 4.4%.  Asimismo, la tasa de personas con inseguridad alimentaria en Puerto Rico (sept. 2019) es de 33.2% versus 14.4% en Estados Unidos (2016). En Puerto Rico (2019) el 45% de la población vivía bajo el nivel de pobreza contrastando con un 12% en Estados Unidos para el mismo año. Igualmente, en Puerto Rico (2015) existe un médico por cada 377 habitantes, contra un médico por cada 282 personas en Estados Unidos, para el mismo periodo.  

La población de 65 años o más en la isla es de 18% y en Estados Unidos es de 15%.  Del mismo modo, la alfabetización en la isla es de 92% (2017) comparado con un 99% en Estados Unidos (2018). Este dato es muy interesante, ya que a pesar de que, según la estadística, la alfabetización es la isla es bastante alta, el 90% de estos jóvenes no cumplieron con los estándares de No Child Left Behind Act y aproximadamente el 33% no terminan la escuela superior. Debemos recalcar que en el 2012 se graduaron aproximadamente 50,000 estudiantes de bachillerato y maestría. La isla produjo 6,000 trabajos de los cuales solo el 25% requieren ese nivel de educación académica. Esto significa que el 97% de esos graduados no tuvieron ofertas de empleos y un grupo nutrido se trasladó a Estados Unidos, desproveyéndonos de jóvenes profesionales, para enfrentar la pandemia actual.

Por tanto, ¿cómo trabajamos con el COVID-19 en la isla sin atender, simultáneamente, todas estas variables antes discutidas? ¿Podremos atender la pandemia del COVID-19 dejando a un lado los otros problemas que nos atañen? La situación por la que pasamos en nuestra isla es una sindemia.  

Este neologismo que fusiona las palabras sinergia y epidemia explica cómo la coexistencia de dos o más epidemias que comparten factores sociales, durante un periodo y un lugar determinado, se retroalimentan entre sí y acaban interactuando y creando situaciones y problemas mucho más complejos en una sociedad. Esto se refiere a problemas de salud sinérgicos que afectan la salud de una población en sus contextos sociales y económicos. El concepto proporciona un marco teórico para prevenir y tratar las comorbilidades y multimorbilidades.

El minúsculo gigante con el que hoy batallamos se alimenta de las inequidades sociales en la que tenemos a nuestro pueblo. El gobierno se enfrenta con singular arrogancia y desconocimiento a sus monstruos; y como el Capitán Ahab o el pescador Santiago serán víctimas de su presa y de sí mismos, martirizando a su vez a los que los necesitan. Historia que se repetirá si Segundo Marte no inspira y despierta al Juan Antonio Borrás que todos llevamos dentro.

Entonces, las entidades gubernamentales y privadas que de algún modo protagonizan, como héroes o villanos, nuestra realidad actual, batallando o acrecentando la sindemia de nuestro país recuerden que, en la historia, la mentira y el comportamiento lúdico llevaron al pastorcillo a ser parte del menú lobuno.

Otras columnas de Karlo Malavé Llamas

viernes, 8 de mayo de 2020

Responsabilidad mayor en tiempos de pandemia

Este momento nos demuestra que la educación de las próximas generaciones es una responsabilidad que debe tomarse con la mayor seriedad, escribe Karlo Malavé-Llamas

jueves, 30 de abril de 2020

La ignorancia genera confianza

La confianza extrema podría ser un problema a la hora de la toma de decisiones; seamos escépticos de nuestras habilidades, escribe Karlo Malavé Llamas

miércoles, 22 de abril de 2020

Héroes sin capas, ni antifaz en tiempos del COVID-19

Estos salubristas que hoy están liderando la lucha contra la pandemia son héroes sin capa y sin antifaz, que tuvieron la dicha de nacer en una época en la que se hablaba de la honra del trabajo, dice Karlo Malavé Llamas

💬Ver 0 comentarios