Gerardo J. Bosques Hernández

Punto de Vista

Por Gerardo J. Bosques Hernández
💬 0

Un nuevo Código Civil, ¿y ahora qué?

Con su firma, la gobernadora Wanda Vázquez ha puesto fin al proceso iniciado en la legislatura para adoptar un nuevo Código Civil.

Comienza un proceso de transición que requerirá múltiples y diversos esfuerzos de todos los sectores del país. El ordenamiento jurídico y sus operadores se enfrentarán a un proceso transitorio ante un nuevo y flamante derecho civil, y solo tendremos 180 días para ello.

Sin embargo, me parece importante en este punto distinguir entre la transición hacia el nuevo ordenamiento en sí mismo y la transición con respecto a los operadores del derecho.

Sobre el ordenamiento jurídico, el Código Civil es una ley general cuya implementación y ejecución requiere una relación estrecha con múltiples leyes especiales, y reglamentación administrativa. La entrada en vigor de este Código debería estar acompañada de un paquete de medidas legislativas que adecuen nuestro ordenamiento, esas normas que coexisten con este, al nuevo derecho. No basta con aprobar el Código. Uso como ejemplo el derecho sucesorio, los cambios en las formalidades testamentarias requerirán, como mínimo, enmendar varios artículos de la legislación notarial. Igualmente, se debe atemperar la Ley de Procedimientos Legales Especiales con respecto a los albaceas y contadores partidores. En fin, debemos estar atentos a los proyectos de ley necesarios para prevenir un disloque entre la legislación anterior y la que entre en vigor.

Por su parte, los operadores del derecho deberán aprender un nuevo derecho civil. Hablamos de los jueces, los procuradores, los trabajadores sociales, los peritos, los registradores, los notarios, los abogados, los profesores, los estudiantes; en fin, todo aquel que sea parte del andamiaje jurídico del país. No solo deben conocer el nuevo derecho civil, sino que deben estar atentos al derecho transitorio. Me refiero a aquellas normas que atienden cuál será el alcance temporal de la nueva ley y, por lo tanto, el de la antigua. Se trata de un conjunto de normas que determinan las disposiciones que han de regir las relaciones jurídicas existentes al producirse un cambio legislativo. Se deben velar por la seguridad jurídica y la irretroactividad de aquellas normas que afecten derechos adquiridos. Un buen ejemplo sería el caso del testamento. Veamos.

En el derecho de sucesiones la fecha de la muerte del testador determina el derecho que regirá sobre su sucesión. Por tanto, si la persona murió antes de entrar en vigor el Código, la herencia se regirá por la legislación anterior; y si muere después será el nuevo derecho el que rija. Sin embargo, los testamentos realizados conforme a la antigua ley en los que rija el nuevo estatuto deberán adecuarse para cumplir con el nuevo régimen. Es decir, si usted hizo un testamento y a la fecha de vigencia del nuevo Código aun no ha muerto, ese testamento se regirá por el nuevo derecho. Se establece que en este caso se cumplirán con las disposiciones testamentarias y“… se respetarán, las legítimas, las mejoras y los legados; pero reduciendo su cuantía, si de otro modo no se puede dar a cada partícipe en la herencia lo que le corresponde según el Código”. Esta situación deberá atenderse caso a caso, es decir, testamento a testamento. Habrá situaciones en los que será aconsejable testar nuevamente, otros en los que esta opción no sea conveniente o posible. Sin duda, es indispensable una evaluación cuidadosa para conformar la voluntad testamentaria a la nueva ley.

El nuevo Código Civil no es una Ley más. Se trata del cuerpo de normas que rigen el derecho privado, las relaciones entre los ciudadanos. Tenemos un gran reto por delante ante esta ley, no solo por los cambios legislativos que necesariamente deberían ocurrir para completar el trabajo, sino también por la importancia de que los operadores jurídicos estemos en posición de educarnos para así poder aconsejar adecuadamente a la población general.

Otras columnas de Gerardo J. Bosques Hernández

💬Ver 0 comentarios