Antonio Quiñones Calderón

Punto de vista

Por Antonio Quiñones Calderón
💬 0

Unos apuntes vitales sobre La Encuesta

Como ha sido al menos desde 1976 –irrespectivo de cuál de los dos principales partidos políticos prevalezca en una u otra elección- el Partido Nuevo Progresista es la formación política más grande de Puerto Rico. La que, además, cuenta con la mayor lealtad de sus adeptos, aunque no se correspondan siempre ambas realidades con los votos contados al final del cuadrienal evento electoral. Según La Encuesta de El Nuevo Día, 34% del universo de los entrevistados se identificó afiliado al Partido Nuevo Progresista, 6 puntos porcentuales menos que el 40% de mayo pasado. El PPD continúa como el segundo partido principal, con 30% de adeptos, una merma de 7 puntos porcentuales durante el mismo período. 

La merma en el PNP –estoy seguro que pasajera– pienso que obedece a que aún sigue latente la vergüenza ajena de sus adeptos, humillados y traicionados con el insulto a todo el pueblo desde el infame chat de Telegram con que se divertía una docena de altos funcionarios de la administración, con el propio gobernador Rosselló Nevares a la cabeza. Esa cúpula, se sabe, ha sido descabezada por no representar los valores fundacionales del Partido Nuevo Progresista. 

La merma en el PPD, sin embargo, es harina de otro costal: se trata de una colectividad política sin proyecto económico o social alguno (no se les ha zafado ni una sola propuesta coherente, y su mayor consistencia es su inconsistencia con la descolonización del territorio, paso vital sin el cual no tienen arreglo los demás problemas prevalecientes), cuyo futuro luce fatalmente ennegrecido.

Como ocurre con toda encuesta que se lee deprisa, muchos se conforman con celebrar los puntos más o menos con que lidere el candidato tal al cargo tal. Desde luego que es importante, pero no lo puntual. Más lo es la fortaleza del candidato en el universo de su colectividad; la seguridad de quienes lo favorecen de acudir a votar por él, “llueve, truene o ventee”. En ese renglón, revela La Encuesta, el líder estadista que aparece favorito para la nominación gubernamental, Pedro Pierluisi, cuenta con la certeza del voto de entre 79% y 83%, frente a los aspirantes del PPD, que cuentan con apenas entre 49% y 65% de seguridad entre los suyos.

Por lo demás, según el escenario de los aspirantes a la gobernación que midió La Encuesta, el estadista Pierluisi vencería a todos y cada uno de los populares, con ventajas tan sólidas desde 12 hasta 19 puntos porcentuales, un margen que no se alcanza en elecciones generales desde Roberto Sánchez Vilella en 1968 (24.54). (Luis Fortuño obtuvo una ventaja de 11.5 puntos en 2004, compitiendo con un gobernador incumbente acusado por corrupción). Entendidos los apuntes vitales que surgen de La Encuesta, es de rigor anotar el monumental reto que tiene ante sí el aspirante estadista que lidera la votación cara al 11/20: asegurar el regreso del Partido Nuevo Progresista a sus raíces institucionales, de manera que la votación de ese día sea consistente con su papel como el partido más grande de Puerto Rico.

Otras columnas de Antonio Quiñones Calderón

viernes, 8 de noviembre de 2019

Unos apuntes vitales sobre La Encuesta

Es de rigor anotar el monumental reto que tiene ante sí el aspirante estadista que lidera la votación cara al 11/20: asegurar el regreso del PNP a sus raíces institucionales, sostiene Antonio Quiñones Calderón

lunes, 4 de noviembre de 2019

La colonia olvidada de Estados Unidos

Es de rigor salir del tormento político que representa –y castiga– el prevaleciente estado político colonial, con el ingreso a la Unión federal en igualdad de condiciones, propone Antonio Quiñones Calderón

martes, 29 de octubre de 2019

Pruebas, sí, cacería de brujas, no

La razón apremiante para luchar contra la corrupción es detener el sufrimiento y la privación que esta trae a sociedades enteras, advierte Antonio Quiñones Calderón

miércoles, 23 de octubre de 2019

No trespassing; federal property

Las condiciones las puso el Congreso. Todo ello en atención a la Cláusula de Supremacía y a la legislación federal referente a la cláusula territorial, dice Antonio Quiñones Calderón

💬Ver 0 comentarios